Cómo lavar las zapatillas

Cómo lavar las zapatillas según el material

Hay quienes prefieren meterlas en una tanda del lavarropas, y otros lavan sus zapatillas a mano. Y quienes tienen calzados de cueros naturales y artificiales, deben recurrir a diversas técnicas para mantenerlas impecables. ¿Cuál es la mejor manera de lavar las zapatillas según el material?

Cómo lavar zapatillas de lona o tela con suela de goma

Este calzado puede ser lavado en el lavarropas, sin problema alguno, siempre que se haga una limpieza a no más de 30°C. Resiste bien el roce, pero procura que el tambor del artefacto esté completo en su capacidad para amortiguar los golpes, o bien coloca el calzado dentro de una toalla o de una funda de almohada.

Si la suela está adherida con costura, mucho mejor; mientras que si está sujeta por pegamentos, puede llegar a desprenderse con los lavados reiterados.

Cómo lavar zapatillas de lona con detalles

Los detalles iridiscentes o sintéticos pueden sufrir roces, quemaduras o desgaste por el lavado en lavarropas, y será mejor hacerlo a mano. Para ello, quita los cordones y las plantillas, y sumerge todas las piezas en agua tibia algo jabonosa.
Toma primero los lazos y aplica jabón blanco, frota entre sí, enjuaga con agua templada y deja secar.
Las plantillas deben ser raspadas con un cepillo de cerdas plásticas de textura media, para retirar adecuadamente los restos de talco y de sudor.

Por su parte, las zapatillas requieren de algo de trabajo. Ya mojadas, frota toda su superficie con jabón blanco neutro, y luego con un cepillo de cerdas medias o blandas, como esos que usas para limpiar tus uñas. Frota cuidadosamente para no dañar la superficie, y sumerge nuevamente en agua tibia, esta vez limpia, volviendo a frotar con el cepillo dentro del agua. Finalmente, enjuaga a la perfección en agua limpia, y deja secar tendidas en una soga.

Cómo lavar zapatillas de cuero, de gamuza y sensibles al agua

Este calzado es algo más intrincado de limpiar. Por un lado, retira los lazos y las plantillas y lava a mano, como ya explicamos antes. Luego, limpia de acuerdo al material de confección:

Lavar zapatillas de cuero: Las de cuero y cuerina podrán quedar impecables si las frotas con un paño humectado en aceite para bebés, o bien en pomada de calzados de cuero del color correspondiente. Tras aplicar, frota con un paño suave y seco para dejarlas como nuevas.,

Lavar zapatillas de gamuza: Pueden ser limpiadas frotándolas suavemente con un paño o algodón embebido en shampoo para cabellos, o bien en agua jabonosa. Luego, repasa con un paño apenas húmedo, y deja secar al aire, para peinarlas con un cepillo de cerdas suaves una vez secas.
Otra técnica es espolvorearlas con bicarbonato de sodio, dejar actuar por algunos minutos, y luego frotar con un cepillo de uñas para retirar suciedades adheridas.

Lavar zapatillas sintéticas: Éstas no pueden ser mojadas, por lo que debes higienizarlas con un limpiador comercial en crema o en gel. Aplícalo frotándolas con una bola de algodón o un paño embebido en el producto, frotando con la presión de tus dedos. Retira el excedente con un paño seco y suave, tantas veces como fuera necesario.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo lavar las zapatillas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

11 valoraciones. El 82% dice que es útil.