Cómo comprar una casa nueva

Consejos para comprar una nueva vivienda

Comprar una casa no es algo de todos los días, sobre todo si se trata del hogar donde vivirá toda la familia con proyección a futuro. Antes de poner la firma, debemos analizar toda una serie de detalles que puede llegar a marearnos. No te pierdas los consejos que veremos en esta nota para guiarte en el proceso de compra de tu próxima vivienda.

Ubicación y habitaciones

Analiza el tipo de hogar que necesitas considerando el mínimo y el máximo de prestaciones necesarias. Piensa de antemano la cantidad mínima de habitaciones y cuartos de baño que requieres, si necesitas cochera techada, descubierta, doble o simple, un hogar con porche y estudio, un gran jardín o un pequeño patio, etc. Determina cada aspecto para acotar tu búsqueda, eliminando de antemano aquellos hogares que te resulten incómodos e inapropiados.

Una vez que cumpla las condiciones antes vistas, el siguiente aspecto es la ubicación de la residencia. Ten en cuenta todos los factores que sean de interés, como la proximidad a tu trabajo, a zonas comerciales, a barrios problemáticos, a escuelas, policía, servicios, etc, y analiza lo bueno y lo malo de tener estas ubicaciones cerca.

Costos de la nueva vivienda

El siguiente paso es el económico. Más allá del precio de la compra, debes conocer cuánto te costará vivir allí: Averigua el valor del impuesto inmobiliario, los servicios municipales, la categoría de gastos de electricidad, gas, agua y los demás gastos asociados a la propiedad. Puedes solicitar al dueño actual que te exhiba los boletos de últimos pagos de servicios e impuestos, y de paso verificar que la propiedad carezca de deudas y que tenga todos sus servicios homologados, sin conexiones extraoficiales inadecuadas.

Antes de hacer la compra de la nueva vivienda, verifica también la posibilidad de contratación de los servicios necesarios, como televisión satelital o por cable, conexión a Internet, transporte privado (como coches y buses escolares), envíos postales y demás, asegurándote de que tu nueva residencia sea cómoda y práctica.

Analizar detalles de la nueva vivienda

Verifica todo y cada uno de los detalles de la residencia. Abre grifos, enciende luces, abre y cierra puertas, pide que enciendan la calefacción o el sistema de refrigeración, y pon todo a funcionar antes de adquirir la residencia. Así sabrás que no tienes gastos asociados en refacción de servicios indispensables.
Si lo prefieres, lleva a técnicos especializados para corroborar el buen estado de la residencia, incluyendo un arquitecto o constructor para que analice la solidez de los cimientos, la presencia de moho o asbesto en sótanos o áticos, y el bienestar general del hogar.

Los asuntos de pintura, decoración y detalles son los menores a tener en cuenta, pues se trata de refacciones estéticas que, de todos modos, modificarás a tu gusto. Sin embargo, asegúrate de que todo funcione bien; que las aberturas tengan buen cierre, que no haya manchas de humedad en las superficies, y que no se verifique arreglos de cañerías recientes que demuestren fugas y pérdidas en los caños (si es así, consulta sobre la reparación y su resultado).

Valor final de la vivienda

Todos estos detalles te darán un estimativo de los costos de mudanza (es decir, poner a punto el hogar). Haciendo estas investigaciones evitarás gastos impensados, y podrás establecer un presupuesto acorde a la residencia y a tus posibilidades.

Al entregar tu oferta, verifica las opciones y formas de pago, planes de financiación y todo beneficio que puedas obtener, para que la compra de tu residencia sea efectiva, y con todo el bienestar para ti y tu familia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo comprar una casa nueva, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.