Cómo decorar un cuarto de mujer

Ideas para decorar un cuarto femenino

Para la gran mayoría de las mujeres, la habitación es casi un santuario. Es el lugar de nuestra intimidad, donde nos relajamos, disfrutamos un buen libro, incluso nos damos a las tareas de embellecimiento y moda a diario. Por eso la decoración debe entremezclar lo funcional con lo estético, en una ambientación acogedora que refleje nuestra personalidad y que nos de ese espacio sagrado donde podemos dejar el mundo de lado por algunos segundos.

Colores para decorar una habitación femenina

Las habitaciones femeninas pueden darse lujos en lo que respecta a los colores. Se pude tener una base de color blanco, con tonos llenos de vida plasmados en detalles por doquier. Los colores primarios, los pasteles, los sobrios y los divertidos pueden mezclarse sin dificultades en una habitación de mujer.

Para dar más elegancia y belleza al espacio, se opta por la combinación principal de dos tonalidades, a veces contrastantes, como el gris y el rosado, el verde y el anaranjado, el amarillo y el rojo, siempre sin colapsar, creando una armonía indescriptible. También la combinación del blanco con cualquier otro (u otros dos) colores llamativos es otra buena elección.

En cuanto a las formas que toman estos colores, el cielo es el límite. Estampados grandes, pequeños, lineales o fantasía, detalles geométricos y elementos decorativos pueden hacerse presentes en la decoración fémina. Las formas pueden ser más elaboradas, a menudo priorizando las líneas circulares y los labrados como detalle decorativo.

Texturas decorativas para una habitación de mujer

Las texturas suelen ser más cálidas y acogedoras, buscando el roce y la suavidad como medio de percepción del espacio. Alfombras mullidas en fibras naturales, cortinas vaporosas, cobertores de cama de plumas combinados con tejidos artesanales, lejos de las texturas frías y sobrias y siempre en busca del deleite de todos los sentidos por igual.

Los pisos pueden combinar las superficies frías de los cerámicos con la calidez de moquetas, o bien otorgarle la calidez de la madera del parquet. Los muros, en cambio, suelen preferir la convencionalidad, dejando un lienzo vacío para la decoración puntual. La iluminación, preferentemente general, de techo, con detalles de apliques de muro y direccionales, además de una lámpara de noche que permita la lectura.

En la habitación de mujer no faltará una silla confortable donde se pueda depositar la ropa al final del día, o para sentarse a disfrutar de la lectura. Tampoco han de faltar los cojines de colores, sobre la cama o en el piso, combinando los tonos principales de la habitación, las formas y los tamaños.

Objetos para decorar un cuarto de mujer

Los elementos decorativos suelen ser siempre recordatorios de viajes, de encuentros, de momentos. Los objetos pequeños sin función alguna se encuentran con el maquillaje y la bisutería en un dressoire o en una cómoda amplia, ubicada por debajo de un espejo bien iluminado. Tampoco faltará el espejo de cuerpo completo, a la vista o amurado detrás de la puerta o en los paneles interiores del ropero.

Para el detalle especial, coloca una mesa de noche con espacio suficiente para cremas y libros, dentro de compartimentos o por encima, moquetas a los lados de la cama, un gancho para colocar la bata cerca de la cama, algunas fotografías de los seres queridos, y quizás alguna pieza de arte en la pared, siempre bien iluminada.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo decorar un cuarto de mujer, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.