Cómo hacer jabón líquido casero

El jabón líquido es más cómodo para usar ya que se disuelve fácil, llegando a todos los rincones de nuestras manos. ¿Te animas a hacerlos tú misma?
"El jabón líquido permite una mejor limpieza al disolverse con facilidad en el agua."

Receta de jabón líquido artesanal

El jabón líquido es genial para cuidar de nuestra piel. Es más gentil, fácil de usar incluso por los niños pequeños, y permite una mejor limpieza al disolverse con facilidad en el medio líquido. Aprende a realizarlo en casa con esta receta.

Ingredientes

Para hacer una botella generosa de jabón líquido casero necesitarás:

- 2 cucharadas de agua pura
- 1/2 cucharadita de carboximetil celulosa
- 2 cucharadas de glicerina pura
- 1 cucharadita de lauril sulfato de sodio
- 1 y 1/3 tazas de éter sulfato de sodio
- Esencias de cítricos y de colorantes vegetales a gusto.

Los últimos ingredientes se adquieren al por menor o por mayor en droguerías, tiendas naturistas y tiendas de artesanías.

Ten a mano dos recipientes de vidrio para trabajar (pueden ser frascos de boca ancha, limpios y secos), filtro o colador, espátula de madera para integrar, un embudo, y una botella con válvula para jabones líquidos (puedes reutilizar una de jabones líquidos comerciales) bien limpia, esterilizada y seca.

Es buena idea colocarle una etiqueta indicando sus ingredientes principales o aromas, si lo prefieres.

Procedimiento para hacer jabón líquido casero

Coloca en el recipiente de vidrio el agua y agrega el carboximetil celulosa. Agita para integrar. Deja asentar unos 30 segundos, vuelve a agitar, deja asentar nuevamente, y luego cuela a través del filtro hacia un segundo frasco.

Comienza a agregar los demás ingredientes, removiendo con la espátula o agitando suavemente para integrarlos a todos. Al final, coloca las esencias aromáticas o los aceites esenciales, y por último el colorante vegetal para jabones, de a gotas para obtener el color buscado y no pasarte en la carga.

Ayudándote con el embudo, envasa en la botella con válvula. Si hubiera sobrantes, almacena en un frasco plástico o de vidrio de capacidad adecuada, tapando herméticamente. Debes conservar las botellas en un sitio fresco, oscuro y seco durante seis meses. Pasado este tiempo, estará en óptimas condiciones para su uso, conservando el sobrante en el otro recipiente para ir rellenando el que estés usando.

Cómo hacer jabón líquido con restos de jabón

Ralla los restos de jabón de glicerina que queden en casa, y coloca en una olla para derretirlos, mezclados en dos litros de agua por cada taza de jabón rallado.
Ya disuelto, agrega una cucharada de glicerina pura y unas gotas de esencia aromatizante de eucalipto o de la que prefieras. Deja entibiar y envasa en una botella de suficiente capacidad.
Conserva en un sitio fresco (dentro de la nevera, si prefieres) por 6 meses hasta que esté listo para usar.

Jabón líquido de salvia 

Para hacer un jabón líquido de salvia para suavizar las manos, coloca el sobrante de jabones de glicerinas rallados en dos litros de agua (por cada taza de sobrantes de jabón) junto con una cucharada generosa de glicerina pura. Agrega aceite aromatizante de salvia, integra bien, luego deja entibiar y envasa.
Mantén en la nevera hasta el momento de uso, luego de seis meses de almacenamiento.

"Es buena idea colocarle una etiqueta a los recipientes indicando sus ingredientes principales o aromas."
Este artículo te fue útil?
25 valoraciones. El 76% dice que es útil.

Aquí finaliza el artículo Cómo hacer jabón líquido casero.. Encuentra otros artículos de interés sobre los temas Manualidades, Jabones, Vidrio, o visita los siguientes artículos relacionados.

Compartir
Seguinos en...
Todo el sitio
Canal exclusivo
Hogar
Otros artículos de interés
Comentarios
Comohacerpara.com
Comentarios
Aún no hay comentarios escritos. Se el primero en comentar Cómo hacer jabón líquido casero
Facebook
Contáctanos | Términos y condiciones
Cómo hacer jabón líquido casero
El jabón líquido es más cómodo para usar ya que se disuelve fácil, llegando a todos los rincones de nuestras manos. ¿Te animas a hacerlos tú misma?