Cómo hacer una alfombra mixta

Cómo combinar dos alfombras para hacer una mixta

Las alfombras visten el ambiente, hacen más cálido el piso (y su estética) y son asientos complementarios para la hora de recibir visitas y jugar con nuestros hijos. Pero las mixtas son más que especiales, pues combinan dos colores y texturas para hacer un elemento mucho más atractivo y funcional. Además, son un elemento especial que se adapta a cualquier tipo de decoración, ya que las combinaciones las haremos a nuestro gusto y teniendo en cuenta el estilo del ambiente.

Materiales necesarios

Necesitas una alfombra de base, económica y en el estilo que prefieras. Elige su tamaño en función del espacio donde vayas a colocarla. También adquiere un rollo de cinta adhesiva de doble contacto para alfombras, y un trozo de género (lienzo) de igual tamaño (o un centímetro más de cada lado), para coser un reborde y evitar que se deshilache.

Lo siguiente es conseguir una alfombra de un color contrastante y de una textura diferente a la primera, pero en iguales dimensiones. Ten a mano tijeras de buen filo y papel de molde del tamaño de la alfombra de base, para dibujar allí el patrón a crear con un rotulador.

Cómo hacer la alfombra mixta

Para realizar esta alfombra debemos lavar y acondicionar el lienzo de base, dejándolo extendido sobre el piso para trabajar con comodidad. Luego, dibuja el diseño en el papel de molde, como un rayado similar al de la piel de las cebras, figuras, o lo que prefieras.

Con esta técnica puedes crear una o dos alfombras, dependiendo de tus necesidades. Para hacer una alfombra, recorta la segunda y adhiere sobre la primera, mientras que para hacer dos hay que recortar ambas alfombras y unirlas sobre el lienzo de base, como si fuera un rompecabezas, usando la cinta adhesiva de doble contacto.

Transfiere el patrón al dorso de las alfombras y haz los cortes necesarios, encajando la punta de la tijera por debajo de los hilados, para conservar sus largos en toda la pieza. Monta la (o las) alfombra sobre el lienzo de base, adhiriéndolas con la cinta adhesiva de doble contacto y haciendo una leve presión. Voltea la pieza y aplica algo de calor con la plancha o con una secadora de cabello, para luego volver a voltearla y hacer una firme presión uniforme en toda la superficie. Así te asegurarás de obtener la mejor adherencia, y una alfombra prolija y bien llamativa.

Con simples pasos y sin más gastos que el de dos moquetas o alfombras básicas, habrás creado una mixta de diseño personalizado y adaptado al estilo de tu sala, ¡y con tus propias manos!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer una alfombra mixta, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

3 valoraciones. El 100% dice que es útil.