Cómo aprovechar el espacio en un baño pequeño

Cómo aprovechar el espacio en un baño pequeño

Cómo hacer más funcional un baño pequeño

Los hogares con baños pequeños comparten un defecto fundamental: poco espacio de guarda, que nos obliga a desperdigar los elementos por el resto de la casa.

Si este es tu caso, tenemos diversas soluciones para maximizar el espacio del baño, de modo de que ningún elemento quede afuera.

Aprovecha cada rincón del baño

Los gabinetes, muebles, botiquines y estandartes del lavabo suelen ser espacios desperdiciados. Estos ya existen en el cuarto de baño, pero no han sido aprovechados al máximo posible.

En el gabinete de medicinas o botiquín, coloca estanterías de acuerdo a los elementos que poseas. Por lo general, estos pequeños muebles de pared cuentan con uno o dos estantes dentro que no suelen ser utilizados. Coloca soportes laterales remachados o adheridos, y estantes en alturas diversas para separar y guardar medicinas, elementos de higiene o lo que prefieras, sin desperdiciar ni un centímetro.

El interior de las puertas de los muebles bajo el lavabo también suelen desaprovecharse, así como sus laterales. Coloca tubos de PVC cortados para sujetar, por fuera, los alisadores de cabello, secadoras, pinzas para rizos, cepillos y todo lo que prefieras, aprovechando un espacio normalmente vacío. En el interior de las puertas coloca pequeños estantes o sujetadores, para mantener tus elementos de higiene personal, manicura, belleza y cosmética.

Dentro de los armarios y muebles existentes también puedes maximizar el espacio utilizando contenedores de cierre hermético apilables. En el mercado los encontrarás en una muy amplia variedad de tamaños y formas, adecuándolos al de tus muebles. Coloca allí dentro los elementos de ducha, toallas, elementos de limpieza y todo lo que quieras.

Cómo crear espacios para guardar cosas en el baño

Aprovecha las paredes, incluso las de dentro de la caja de la ducha, para aumentar el espacio de almacenamiento del baño. Por ejemplo, en el mercado encontrarás sujetadores de colgar que se pegan a los cerámicos por medio de ventosas, cuidándolos y protegiendo su estructura. Úsalos para colgar toallas u otros elementos, como baldes sellados con laca o plásticos para colocar dentro tus productos de higiene y cosmética, y todos esos elementos que suelen quedar depositados sobre la mesada del baño.

Otra opción es aprovechar la altura de los muros y de todo el cuarto de baño colocando repisas flotantes a unos 30 a 40 centímetros desde el techo. Este espacio normalmente queda libre, y bien puede ser utilizado para poner objetos que no se deterioren con el calor y la humedad, como la reserva de productos de higiene y cosmética, de peinado o cualquier elemento no eléctrico ni metálico. Nuevamente, aprovecha los contenedores plásticos de cierre hermético para colocar allí arriba lo que sea que el vapor de la ducha no le afecte.