Cómo hacer que tu perro acepte a otro cachorro

Cómo hacer que tu perro acepte a otro cachorro

Cómo insertar un nuevo perro al hogar

Si tienes uno o más perros en casa y estás pensando en recibir a un nuevo integrante a la jauría, presta atención a estos consejos para que la integración sea completa, armoniosa y puedas dar la bienvenida a la nueva mascota, sin problemas, celos o enfrentamientos.

Cómo presentar al nuevo perro

Los perros se reconocen olfateándose, y generalmente, lo hacen en zonas corporales bastante indiscretas, como el trasero. Ello se debe a que los aromas que los organismos despiden son un verdadero lenguaje que permite a los demás animales saber sus intenciones.

Una buena manera de comenzar la integración de un nuevo perro con otras mascotas es realizar nosotros mismos la presentación. Para ello, toma a la nueva mascota sujetándola en el aire y con su retaguardia hacia el frente, de modo de poder apresar suavemente su cabeza entre tus costillas y tu codo, por precaución. Gentilmente, llama a tu otro perro, o a los demás (siempre primero al líder del grupo) y ofrece el trasero del nuevo para que lo olfateen. Este comportamiento, en el lenguaje canino, denota sumisión, y permitirá que los perros anteriores den la bienvenida a este nuevo animal que, según esta acción, no viene buscando ganarle el lugar de Alfa al líder.

Cómo evitar los celos de tu mascota cuando llega otro perro

No te olvides de que los celos son un comportamiento animal. Si tu perro está acostumbrado a ser el centro de atención, traer a un nuevo integrante puede ocasionar estos sentimientos de abandono y agresividad. Mucho más cuando el nuevo can es un cachorro, al que todos querrán alzar en brazos, acariciar y jugar con él.

Para evitar los celos de la vieja mascota, asegúrate de darle mucha atención, mucho amor, de modo que comprenda que "hay caricias para todos". Por ejemplo, puedes acariciar a tu viejo perro con una mano, y al nuevo con la otra. Estos afectos en simultáneo le dirán al perro que no se resta el afecto hacia él, tal y como se lo explicarías a un niño humano.

Respeta al perro líder

El perro más antiguo de la casa será el líder por defecto, o bien el más fuerte y ágil. No intentes romper con esta cultura canina, pues serán los perros quienes definan el orden en su clan. Al darles su alimento, por ejemplo, procura establecer un plato para cada uno y de respetar los lugares y tiempos de todos. Separa los platos entre sí para evitar conflictos. Si sirves el alimento en un solo plato verás cómo el líder del grupo es quien come más y primero, dejando para los demás el resto y peligrando la salud de los nuevos perros más jóvenes o necesitados.

Algo similar ocurrirá con las cuchas o colchones de dormir, con los juguetes y casi con cualquier elemento accesible. Deja que ellos determinen el orden de prioridades, pero asegúrate de que tanto el perro antiguo como el nuevo reciban buena dotación de alimentos, entretenimiento y agua a diario.