Cómo lavar las almohadas

Consejos para el lavado de las almohadas

Lo mejor es lavarlas a mano, en ese caso, hay que sumergirlas dentro de la bañera o de algún recipiente muy amplio.

  • Lavado: En la bañadera tenemos que colocar agua tibia y un detergente o jabón suave. Las dejamos en remojo y luego las vamos apretando por parte para ir quitando la tierra. Si el agua se torna muy sucia, hay que cambiarla y colocar nuevamente agua limpia con un chorrito de detergente.
  • Enjuague: Para enjuagar, volvemos a llenar la bañera con agua limpia y una cucharada o dos de amoníaco, aclaramos bien y la ponemos a secar al sol sobre algún lugar plano. Si queremos, la podemos pasar por el secarropas, pero solo 1 o 2 minutos.
  • Centrifugado: Luego de centrifugarla también hay que colocarla a secar sobre una superficie plana e ir dándola vuelta de un lado y del otro, para que se vaya secando en forma pareja.

Verás que las almohadas no solo quedarán sin manchas u olor, sino limpias y con un perfume especial, al ser secadas al aire libre.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo lavar las almohadas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

22 valoraciones. El 91% dice que es útil.