Cómo mejorar la tierra de macetas y jardines

Humedad, temperatura y nutrición de la tierra

Tierra preparada y bien nutrida, calor y humedad constante son las claves para lograr la germinación de cualquier semilla. Y puedes usar cualquier tierra de cultivo, incluso una que ya tengas, si tan sólo le agregas lo que le hace falta.

Por ejemplo, si la tierra es muy arcillosa, mézclala con un poco de arena, arenisca, gravilla o material orgánico que la haga más suelta y mullida, mientras que si la notas demasiado suelta y drena el agua a gran velocidad, combínala con un poco de tierra arcillosa y más pesada.

Cómo nutrir la tierra

Para nutrir la tierra bastará con agregarle material orgánico, ya sea adquirido en tiendas, o por medio de compost casero. Otra opción es conservar la tierra en un balde e ir mezclándola con los restos orgánicos de la cocina: hojas de té, yerba mate, cáscaras de frutas y vegetales, todo bien picado. Agregas un poco de humedad, y en tan sólo una semana esta tierra habrá recuperado sus nutrientes.

Un truco para las tierras ácidas: la ceniza de maderas aumenta el pH de la tierra y le aporta minerales, por lo que mejora sus capacidades de cultivos alcalinos. Mezcla a la tierra en preparación un poco de cenizas del asado, la parrilla, la barbacoa o de la estufa a leños.

Cómo conservar la temperatura de la tierra

La temperatura puede ser trabajada fácilmente en los cultivos. Si tienes las plantas en macetas, presta atención a la misma: las plásticas tienden a conservar mejor el calor, mientras que las de barro y terracota conservan mejor la humedad, pero menos la temperatura.

Para elevar el calor de la tierra en maceta, bastará con colocarla sobre una superficie cálida (por ejemplo, una mesada de madera u otra, pero no sobre la tierra del piso), o bien decorar la maceta rodeándola con telas u otros elementos.

La tierra de piso conservará mejor su temperatura si la cubres con hojas secas, trocitos de madera, piedrecillas u otros elementos que le provean una capa aislante térmica. Además, te ayudará a decorar mejor el jardín o cantero que estés trabajando.

Cómo conservar la humedad de la tierra

Para conservar la humedad de la tierra también debes prestar atención al material de confección de la maceta, según lo que vimos, y a la calidad y composición de la tierra, de acuerdo a la velocidad a la que drena el agua.

Una posibilidad es cubrir el cultivo para ayudarle a conservar la humedad. Para esto serán útiles las botellas plásticas de refrescos. Sólo debes cortarla, retirándole la base y un poco de la altura del cuerpo (para obtener un tubo), y colocar rodeando a la planta, dejando la abertura o el pico hacia arriba. Esto te ayudará a conservar la humedad y la temperatura del cultivo en maceta, logrando así plantas más sanas y de más rápido crecimiento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar la tierra de macetas y jardines, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

62 valoraciones. El 94% dice que es útil.