Limpieza y mantenimiento del colchón

Cómo limpiar y cuidar el colchón

Quienes son más organizados tienen un plan de rotación establecido para su colchón, girándolo en redondo y volteándolo entre una y otra cara, para lograr un desgaste parejo en toda la superficie. Pero esto no es suficiente para prolongar su vida útil: hay más ideas simples de limpieza y mantenimiento para el colchón.

Rotación y ventilación del colchón

Esta tarea es por demás importante. Debes girar el colchón en redondo, modificando la posición de las esquinas y de los cuerpos que se posen, es decir, que en una temporada recorran el colchón a lo largo y la siguiente "a lo ancho". También debes voltearlo, para que se usen ambas caras al menos 6 meses cada una.

Recuerda ventilar el colchón al menos una vez por semana. Al levantarte por la mañana no armes la cama de inmediato: deja ventilar las sábanas para eliminar la humedad retenida, y una vez por semana levanta levemente el colchón desnudo (apoyándolo sobre el cabecero o sobre algún objeto) y deja así toda la mañana, con la ventana abierta, para airear las dos caras del colchón.

Limpieza del colchón

Cuando cambies las sábanas y la ropa de cama deja ventilar, pero también aprovecha para limpiarlo. Bastará con aspirarlo con buena energía, por ambas caras, y haciendo pasadas a lo largo y a lo ancho con el cepillo de la aspiradora. Puedes complementar la limpieza espolvoreando con un poco de bicarbonato de sodio una media hora antes de aspirar, para mejorar también las fibras.

Luego, rocía con muy poco aerosol antibacterial desinfectante, y deja ventilar una o dos horas para evitar la humedad acumulada. Haz esta limpieza en ambas caras del colchón, y luego arma colocando las sábanas.

Cuando el colchón presenta manchas no debemos dejarnos estar, pues pueden empeorar con el tiempo o ser la señal de un problema mayor. Al desvestir la cama, analiza toda su superficie en busca de manchas. Si encuentras una y no conoces la procedencia, primero prueba rociando con vinagre blanco de alcohol mezclado con partes iguales de agua corriente, deja actuar, y luego frota suavemente con un paño limpio. El bicarbonato será otro aliado aquí: aplica, deja secar, y luego aspira.

Limpieza del colchón

Cuando cambies las sábanas y la ropa de cama deja ventilar, pero también aprovecha para limpiarlo. Bastará con aspirarlo con buena energía, por ambas caras, y haciendo pasadas a lo largo y a lo ancho con el cepillo de la aspiradora. Puedes complementar la limpieza espolvoreando con un poco de bicarbonato de sodio una media hora antes de aspirar, para mejorar también las fibras.

Luego, rocía con muy poco aerosol antibacterial desinfectante, y deja ventilar una o dos horas para evitar la humedad acumulada. Haz esta limpieza en ambas caras del colchón, y luego arma colocando las sábanas.

Cuando el colchón presenta manchas no debemos dejarnos estar, pues pueden empeorar con el tiempo o ser la señal de un problema mayor. Al desvestir la cama, analiza toda su superficie en busca de manchas. Si encuentras una y no conoces la procedencia, primero prueba rociando con vinagre blanco de alcohol mezclado con partes iguales de agua corriente, deja actuar, y luego frota suavemente con un paño limpio. El bicarbonato será otro aliado aquí: aplica, deja secar, y luego aspira.

Si deseas leer más artículos parecidos a Limpieza y mantenimiento del colchón, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

2 valoraciones. El 100% dice que es útil.