Cómo sembrar césped

Cómo sembrar césped fácilmente

Tener un jardín verde y en condiciones ideales es el sueño de todos. Se puede sembrar césped de manera sencilla y efectiva, para vestir ese parche de tierra en menos de dos semanas, y con todo el éxito posible.

Cómo preparar la tierra para sembrar césped

Hay tierras que son mejores que otras para cultivar variedades de césped, pero lo cierto es que casi cualquiera se puede mejorar, incluso ese parche sin vegetación que tienes en el jardín: es posible que no sea suelo con falta de nutrientes, sino de oxigenación, un problema muy común en los jardines.

Para sembrar césped, primero necesitas preparar la tierra. Toma una pala, zapa, pico o la herramienta que tengas a mano y comienza a removerla. Si la notas muy pedregosa, retira las piedras grandes pasando un rastrillo abierto luego de picar. Si fuese tierra normal, con una removida de unos cuatro a seis centímetros bastará, mientras que si notas la tierra blanquecina y muy compacta, puedes picar y remover entre 10 y 20 centímetros de hondo.

Para facilitar la tarea de picado y removida, primero moja la tierra. No hace falta inundarla, pero sí dejarla de un color brillante. Esto significará que los primeros centímetros de la tierra poseen agua, con lo que la tarea será mucho más sencilla.

Luego, hay que nutrir. Podrías ir a una tienda y adquirir todo tipo de agregados que enriquezcan la tierra, pero aquí buscamos simplicidad y economía: usaremos, entonces, restos orgánicos de nuestra cocina. La yerba del mate, las hebras del té, cáscaras de frutas y vegetales picados finamente serán los complementos ideales para nutrir el suelo. Y, con la removida que ya hemos hecho, también tendremos tierra oxigenada, lista para recibir las semillas.

Cómo sembrar el césped

Elige semillas de césped de calidad, aunque a sabiendas de tus capacidades de gasto. Si no tienes mucho presupuesto, escoge césped simple de jardín, de sol o de media sombra, y en lo posible uno que sea apto para el pisoteo. Así podrás disfrutarlo de la mejor manera una vez crecido.

Sobre la tierra picada y nutrida, espolvorea una lluvia de semillas de pasto o césped. Distribúyelas bien, recordando que luego la vegetación se abrirá camino y cubrirá la tierra. Tras la lluvia de semillas, remueve suavemente la tierra, para depositar una fina capa sobre las semillas. No te preocupes: ellas sabrán qué hacer.

Terminada esta cepillada suave del suelo, riega con una lluvia de agua muy tenue. Evita chorros que caigan de golpe, pues esto correría a las semillas de su lugar. Sólo se necesita una lluvia suave una a dos veces por día. Mantén la tierra siempre algo húmeda, aunque no demasiado. Así, en sólo 10 días tendrás un maravilloso césped naciendo, para disfrutarlo sin gastos y sin demasiado esfuerzo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo sembrar césped, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

18 valoraciones. El 100% dice que es útil.