Cómo hacer yeso

¿Qué es el yeso?

El yeso (gesso) es un elemento infaltable en la construcción, y también en la creación de numerosas manualidades y artesanías. Ello se debe a su versatilidad, facilidad de uso y utilización, pero por sobre todo a su bajo costo; aunque también podemos fabricarlo de manera artesanal.

A nivel más técnico, el yeso es sulfato de calcio que ha sido deshidratado con calor, y ya seco, se reduce a polvo. Al mezclarlo con agua, este sulfato de calcio se cristaliza, endureciéndose y adquiriendo firmeza conforme el líquido se va evaporando, lo que da como resultado un bloque algo poroso y compacto.

Para obtener figuras y elaboraciones de mayor calidad y terminación, más resistentes, se requiere que el polvo del sulfato de calcio sea lo más fino posible. En su elaboración, o en la mezcla con el agua, se debe remover bien, para evitar la formación de grumos que puedan atterar el resultado final.

Cómo fabricar yeso

Para preparar yeso en casa es necesario que tengas todos los elementos preparados de antemano, pues una vez humectado el polvillo comenzará el proceso de cristalización. Prepara moldes y desmoldantes, bolsas o plásticos, y todo lo que vayas a necesitar.

La base de este yeso es el sulfato de calcio en polvo o yeso artesanal, que se consigue en tiendas de construcción o de artesanías. También necesitas tener un recipiente donde preparar la mezcla (un balde o algo de plástico), guantes, una estaca o palo (o espátula firme) para remover y preparar la mezcla, el agua a temperatura ambiente y gafas protectoras, para evitar cualquier contacto con los ojos.

Coloca el agua dentro del contenedor plástico, y ya con los guantes y las gafas puestos, comienza a espolvorear, removiendo con la espátula de manera enérgica (sin batir, sino mezclando), para que no se formen grumos.
Otra manera de elaborar yeso es colocar primero el polvo e ir vertiendo el agua, primero un poco para mezclar bien y evitar que se formen cúmulos, y luego el resto del agua, sin dejar de revolver. Ten en cuenta que la mezcla aumentará un poco su volumen a medida que el polvo se va hidratando.

Una vez hecha la mezcla notarás que tomará temperatura, mientras lo dejas reposar unos 3 a 5 minutos. Ya algo caliente, puedes comenzar a trabajar con este yeso en reparaciones o artesanías. Es mejor ir preparando poca cantidad y luego repetir el procedimiento, pues si haces mucho se secará y endurecerá en poco tiempo, desperdiciando material.

Yeso casero con tiza y sal

También puedes preparar una suerte de yeso casero hidratando en agua una parte de sal por tres partes de tiza escolar molida. Al hidratarse la mezcla tomará consistencia, y la sal aportará rigidez. Cuando se evapore el agua, la pieza endurecerá bien, aunque debes procurar hacer una mezcla bien compacta, presionando y retirando burbujas de aire del molde a utilizar en la preparación. Puedes aportar algo más de rigidez y brillo a este yeso casero si agregas un poco de cola blanca al preparado, ideal para artesanías rápidas y resistentes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer yeso , te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

92 valoraciones. El 80% dice que es útil.