Publicalo en

Cómo Barnizar la Madera

Guía para Barnizar Madera

Uno de los cuidados y reparaciones más habituales que tenemos que hacerle a la madera es el de barnizarla, con lo que evitaremos que el polvo, insectos, e incluso la humedad penetren en ella estropeándola con el tiempo.

Aquí veremos los pasos a seguir para aprender a barnizar la madera de prácticamente cualquier mueble que tengamos en casa.

Elementos necesarios para barnizar

A la hora de barnizar un mueble de madera, hay que tener en cuenta los elementos imprescindibles necesarios, ya que no se trata de aplicar sin tomar antes una serie de precauciones para conseguir el mejor resultado posible.

Estos elementos son un bote de barniz (transparente o con color, según queramos), disolvente o agua, una lija de papel con grano fino (o medio si hay muchas irregularidades), una brocha o paletina (brocha plana), un pincel para las zonas de difícil acceso o más reducidas, un cepillo, una esponja, cinta de carrocero (también conocida como "de pintor" o de enmascarar) y papel de periódico, para proteger las zonas que no queremos pintar.

Cómo preparar la madera antes de barnizar

Antes de comenzar el barnizado, es imprescindible realizar un lijado a la madera, especialmente aquellas zonas que presenten muchas irregularidades. Incluso si el mueble está en perfectas condiciones, es imprescindible este lijado, ya que permitirá abrir los poros de la madera, facilitando y asegurando la fijación del barniz.

En el caso de que vayamos a utilizar un barniz transparente, debemos lijar muy superficialmente, ya que si cambian los tonos éstos se verán después del barnizado.

Si el mueble nos permite desmontarlo, mucho mejor, ya que nos facilitará mucho el trabajo.

Una vez que lijamos la madera, tenemos que proceder a eliminar el polvo generado de forma que toda la superficie quede perfectamente limpia. Podemos ayudarnos de un cepillo o aspiradora. También podemos humedecer un poco la esponja y pasarla por toda la superficie. Eso sí, en este caso, antes de proceder al barnizado, deberemos tener muy claro que todo esté totalmente seco.

Cuando ya esté limpio, tenemos que proteger todas las zonas que no queremos que se manchen con el barniz, como pasadores, cerraduras, pomos, manetas, bisagras, etc. Para ello, utilizaremos la cinta de carrocero y trozos de periódico si es necesario. Si nos damos maña, veremos lo rápido y eficaz que nos resulta ir protegiendo las zonas con esta cinta.

También tenemos que prestar atención a suelos y paredes. Las tendremos que ocultar utilizando los periódicos y fijándolos con la cinta de carrocero, para que no se desplacen durante el trabajo.

Una vez realizadas estas tareas, podemos comenzar con el barnizado.

Procedimiento para barnizar la madera

Para aplicar el barniz, debemos rebajarlo con un poco de disolvente al 50% (ver instrucciones del fabricante). Damos una primera capa fina de forma que quede bien uniforme, primero de izquierda a derecha y viceversa, y después de arriba abajo y viceversa.

Una vez que haya secado, volvemos a pasar de nuevo la lija suavemente para conseguir que todo quede perfectamente liso.

Finalmente, aplicamos una nueva capa de barniz y la dejamos secar durante 24 horas. Si lo consideramos necesario, podemos proceder a lijar de nuevo y volver a barnizar.

Siempre podemos terminar con una segunda mano de barniz sin necesidad de lijar entre la penúltima y la última, de forma que consigamos una capa considerable que hará que dure más tiempo nuestro barnizado sobre madera.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Barnizar la Madera, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

123 valoraciones. El 93% dice que es útil.