Cómo Reducir el Consumo Eléctrico en el Hogar

Tips para Reducir el Consumo de Electricidad

Cada día necesitamos más de la electricidad, ya que en el hogar contamos con innumerables artefactos eléctricos. Pero esto trae aparejado un consumo y costo que va aumentando mes a mes.
Por ello, vamos a dar algunos consejos interesantes que nos pueden ayudar para reducir el consumo de electricidad, ahorrando y tendiendo la mano a la madre naturaleza.

Utilizar bombillas de bajo consumo

Es habitual el uso de bombillas convencionales de potencia entre 20 y 100 watios. En primer lugar, hemos de considerar si necesitamos tanta potencia. Cuanto mayor sea ésta, mayor será el consumo de electricidad. En ocasiones utilizamos lámparas que contienen hasta más de 10 bombillas. Las ponemos entonces de 30 W, pero, aun así, estamos generando 300 W, algo que seguramente no necesitamos para iluminar la habitación.

No sólo podemos reducir la potencia de las bombillas que utilizamos, sino que podemos optar por los nuevos sistemas de bajo consumo, que nos ofrecen una mayor iluminación con un gasto muy por debajo al de las bombillas convencionales.

Si bien es cierto que el costo de estas lámparas es bastante mayor, su durabilidad las hace más rentables a la larga. Hoy día podemos encontrar en el mercado bombillas de bajo consumo con garantías de incluso más de tres años. Éstas pueden funcionar perfectamente siete años o más.

Si tenemos en cuenta lo que gastamos con bombillas convencionales que se funden, así como también el mayor consumo que producen, pronto veremos que resultan más rentables las bombillas de bajo consumo.

Regular el termostato para ahorrar energía

Es habitual que cuando estamos en casa utilicemos los aparatos de calefacción y aire acondicionado. No obstante, la comodidad no está reñida con el ahorro y la ecología. Bajar o subir algún grado la temperatura de nuestro equipo puede significar un buen ahorro en el consumo energético a lo largo del año. Por otra parte, deberemos adaptarnos en lo posible a la temperatura exterior. Es decir, si bien 21 grados es una temperatura ambiente adecuada, si afuera hace tres grados, dentro no deberemos exceder de 14 o 15 como mucho. La sensación térmica será buena, y evitaremos un consumo de la electricidad innecesario.

Nuestro cuerpo tiene una gran capacidad para adaptarse a todas las temperaturas dentro de un rango lógico, por lo que debemos utilizar también esta capacidad.

Aislamiento y calefacción

Si disponemos de calefacción o aparatos de aire acondicionado en casa, será muy importante que ésta cuente con un aislamiento suficiente. Una casa bien aislada hará que nuestro equipo trabaje pocas horas, reduciendo muchísimo su consumo eléctrico. Si los vidrios de nuestras ventanas o puertas son excesivamente finos o existen corrientes, estaremos perdiendo el clima generado por nuestro equipo de climatización, y la máquina tendrá que estar trabajando continuamente.

Ahorrar agua caliente

Es importante que los tubos de agua caliente se encuentren suficientemente aislados de las temperaturas externas. Esto nos permitirá disminuir el tiempo que necesita el calentador para producir agua caliente a una determinada temperatura, por lo que reduciremos también el consumo energético.

Apaga los artefactos eléctricos que no uses

Por lo general, existe la mala costumbre de dejar encendidas las luces cuando salimos de una habitación. Aunque parezca que apenas va a suponer un consumo y costo, en realidad, el cambio de hábito nos demostrará que podemos ahorrar bastante dinero a lo largo del año.

Los aparatos que no estemos utilizando durante un largo período de tiempo deberán permanecer desenchufados. Aunque sea escasa, muchos de ellos, pese a no funcionar, consumen algo de energía. Por otra parte, también conviene tenerlos desenchufados por seguridad.

Electrodomésticos de bajo consumo

Hoy en día, los fabricantes están capacitados para producir electrodomésticos muy eficientes. Con una pequeña cantidad de electricidad, pueden realizar hasta más de diez veces la tarea que realiza otro más antiguo.
Generalmente, estos aparatos están identificados como Clase A o Clase ecológica.

Cuidado de los electrodomésticos

Aunque no lo parezca, un electrodoméstico mal cuidado generará un mayor gasto energético. Por ejemplo, una nevera que no ha sido limpiada en mucho tiempo, puede consumir hasta el doble de electricidad. Es recomendable seguir las pautas de conservación que recomiendan los fabricantes.

Otro consejo es no dejar los aparatos en stand by, ya que en este modo algunos de ellos consumen casi lo mismo que encendidos.

Ahorro energético al usar la lavadora y el lavavajillas

Aunque muchos fabricantes nos llenan los ojos con opciones de media carga, la realidad es que la mejor forma de economizar en el uso de una lavadora o lavavajillas, es utilizarlo sólo cuando esté completamente lleno.

Por otra parte, hay que adaptar el ciclo (programa) adecuado a cada lavado. Por lo general, no nos preocupamos por leer las instrucciones que acompañan a nuestro electrodoméstico, y acabamos utilizando ciclos largos que generan un mayor consumo eléctrico, cuando con un ciclo corto podemos tener más que suficiente para un determinado tejido o una determinada suciedad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Reducir el Consumo Eléctrico en el Hogar, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

26 valoraciones. El 88% dice que es útil.