Cómo hacer un Pesebre Minimalista

Un pesebre con bloques de madera

El pesebre o natividad es un símbolo religioso que adoptamos también como parte de la decoración de la Navidad. Representa el nacimiento de Jesús en Belén, en un rústico establo, rodeado por María, José y el Ángel de la Guarda, que es visitado por los Tres Reyes Magos. Algunos pesebres incluyen a los animales del establo, otros también a lugareños, y los hay de todos tamaños, estilos, y hasta adecuados a las culturas originarias de los diversos países.

Ya que el pesebre es un símbolo tan personal y propio de la religión y de de cada familia, hoy te enseñaremos la forma de hacer un pesebre minimalista, con formas planas geométricas, que puedes tener contigo todo el año, como parte de la decoración.

Materiales necesarios para crear el pesebre

Para hacer este pesebre minimalista utilizaremos bloques de madera de diferentes tamaños, y un marco creado con tablas de madera. También utilizaremos papel de lija, pintura acrílica de varios colores, y barniz en aerosol. Para el montaje a la pared utilizaremos clavos y cola de carpintero, martillo, y también taladro y broca, taco Fischer de pared, tornillo y una arandela de sujeción.

Cada bloque, un personaje del pesebre

Los bloques representarán, cada uno, a los personajes de la natividad. Corta bloques de igual alto, siete en total, o cuantos quieras para tu pesebre. Para simplificar el ejemplo y la explicación, digamos que prepararás seis bloques de madera, de 18 centímetros de alto y 6 centímetros de lado. Córtalos y líjalos, alisando sus contornos un poco.

Uno de estos bloques será dividido en dos partes de tamaños desiguales. En nuestro ejemplo de bloques de 18 centímetros de alto, dividiremos uno de los bloques en un alto de 6 centímetros y otro de 12 centímetros, o a tu preferencia. Estos dos bloques serán el Niño Jesús y el Ángel de la Guarda, respectivamente.

Luego, pinta los bloques. Por tratarse de madera lavada, es probable que debas aplicar dos a tres manos. Puedes pintar todas las bases y, cuando estén secas, pintar el resto del cuerpo, de modo de ir dejando secar apoyados sobre la base. Los colores deben quedar uniformes y prolijos. Una vez lista la pintura, rocía con barniz en aerosol en todas sus capas, para dar buen brillo.

El marco del pesebre

Para hacer el marco utilizaremos tablas o listones de madera, en este caso, de 6 centímetros de ancho, por uno a un centímetro de espesor. Necesitarás dos tablas de 20 centímetros de alto (18 como la altura de los cubos, y un excedente de un centímetro -el mismo grosor de la madera- para sujetar los laterales), y dos tablas de 36 centímetros de largo. Puedes adecuar estas medidas según el ancho de tus tablas, y también para dar un breve espacio que facilite su armado y desarmado.

Crea el marco uniendo las maderas con cola, y luego con clavos delgados sin cabeza. Coloca la arandela de sujeción al centro y por dentro de la tabla superior, para luego atornillar a la pared donde quieras colgar este pesebre que, en el resto del año, será parte de tu decoración. Puedes omitir este paso y colocarlo sobre una repisa o mueble. Lija bien, y aplica barniz en aerosol para dar un buen acabado.

Elección de los colores

Es importante que los colores que elijas sean siete en total, uno para cada bloque, y según lo que sientas. Por ejemplo, puedes pintar el bloque que representa al Niño Jesús en blanco, a María en celeste, a José en café, a los Reyes Magos en amarillo, rojo oscuro y azul, y al ángel en gris, si lo prefieres. Elige tú mismo los colores, según el tono que represente en tu mente a cada uno de los miembros de este pesebre.

Arma el pesebre en la Navidad, y luego móntalo colocando todos los bloques dentro del marco para conservarlo contigo durante el resto del año.

Imágenes de Cómo hacer un Pesebre Minimalista

Imagen 1.
Imagen 2.
Imagen 3.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un Pesebre Minimalista, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

5 valoraciones. El 20% dice que es útil.