Cómo hacer un terrario en un frasco

Terrario en un frasco

Hoy vamos a ver cómo hacer un terrario con un ecosistema cerrado, dentro de un simple frasco de vidrio. Puedes hacerlo en cuestión de minutos, para disfrutarlo o para hacer un presente muy especial.

Materiales para crear un terrario

Para hacer este terrario necesitarás un frasco de vidrio. Puede ser de mermeladas, de conservas o el que poseas, siempre que tenga una tapa con cierre a rosca en buen estado. Lava y limpia bien el frasco y la tapa, repasándolo con alcohol para eliminar grasitudes y bacterias, y cierra la tapa para preservar mientras reúnes los demás elementos.

Necesitarás un poco de musgo silvestre. Puedes conseguirlo en viveros y tiendas de jardinería, o en zonas cercanas a ríos, arroyos y lagos de tu ciudad. Asegúrate de que tenga un poco de tierra, para que pueda prosperar. También necesitarás una bolsa plástica, y algunas pinzas o elementos largos (puedes usar palillos chicos o varas, por ejemplo) para acomodar el trabajo con prolijidad, aunque estas no serán indispensables.

Otra opción es complementar tu ecosistema de terrario con pequeñas variedades verdes, como tréboles u otras, que encuentres creciendo en tu jardín o en un bosque cercano. Siempre recuerda que es mejor trasladarlas con un poco de tierra, para asegurar su buena subsistencia. Evita, sin embargo, las plantas de crecimiento acelerado y de gran tamaño, como algunos granos.

Pasos para armar un terrario en un frasco

Para hacer este terrario dentro de un frasco, coloca un poco de tierra por dentro de la tapa. Si lo deseas, pon también algunas piedrecillas decorativas. Sobre la tierra, agrega el musgo recolectado, acompañándolo de las otras variedades. Dale al trabajo la altura deseada, sin superar el ancho o el diámetro de la tapa del frasco. Procura que el alto de tus variedades verdes no supere a un cuarto del volumen del frasco de vidrio, para que las plantas y musgos posean suficiente espacio, iluminación y aire disponibles para su óptimo desarrollo y subsistencia.

El paso final es humedecer apenas con unas gotas de agua. Esto procurará un riego inicial. Luego, mediante la evapotranspiración en este ecosistema cerrado, las plantas podrán hidratarse sin inconvenientes.

Luego, simplemente coloca el frasco, boca abajo, y ciérralo en torno a la tapa a rosca. El ecosistema se mantendrá bien en relación a la humedad interior, sin embargo, si lo notas seco, retira con cuidado el vidrio y coloca algunas gotas más de agua. También puedes abrirlo si hubiera alguna hierba o variedad que creciera desmedidamente.

Para presentar este terrario como regalo, puedes decorar la tapa con cintas o creando una base de porcelana fría, más decorativa. Acompaña con una tarjeta indicando el cuidado, y recordando que el terrario no debe permanecer directamente expuesto al sol, ya que el efecto invernadero creado dentro podría ser perjudicial para las variedades, haciendo que este ecosistema sufra una temperatura demasiado elevada.

Imágenes de Cómo hacer un terrario en un frasco

Imagen 1.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un terrario en un frasco, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

27 valoraciones. El 78% dice que es útil.