Cómo Tratar Conchas y Caracolas con Vinagre

Tratamiento de Conchas y Caracolas Marinas con Vinagre

Las caracolas y las conchas marinas son ideales para crear elementos decorativos. Podemos usarlas para rellenar jarros y floreros de vidrio, para decorar bandejas, o también para crear guardas de pared o móviles, e incluso cuadros de estilos marinos.

Para trabajar con ellas, debemos saber prepararlas y acondicionarlas con sus diversas técnicas, y el vinagre, en este caso, será un aliado de gran utilidad.

Ya que las conchas y las caracolas son construcciones naturales calcificadas (carbonato de calcio), su exposición o su contacto con un medio ácido (tal y como lo es el vinagre) puede ser tanto útil como destructiva. Si dejas un constructo calcificado sumergido en vinagre o en algún medio ácido por la suficiente cantidad de tiempo, terminaría por disolverse. Esto, sin embargo, puede ser útil cuando deseas retirar restos de caracolas de otros elementos, o cuando quieres suavizar la superficie, carcomiéndola levemente.

Así, la prolongada exposición al vinagre puede disolverlas, suavizar sus superficies, o bien crear perforaciones de un tono decorativo.

Cómo usar vinagre para tratar caracolas y conchas marinas

Para hacer hoyos pequeños en las caracolas, normalmente usaríamos un torno o un elemento punzante, pero para hacer una perforación de mayor dimensión, puedes suspender la caracola dejando sólo el sector a eliminar en contacto con el vinagre. De preferencia, recubre la superficie que quieres conservar con papel, cinta adhesiva, parafina o masilla, ya que el vapor del vinagre (producto de su evaporación natural) podría alterarla sin que siquiera esté en contacto directo. Recuerda controlar el tiempo de exposición para no excederte (puedes realizar pruebas con trozos rotos de caracolas). Eso sí: enjuaga y aclara con agua limpia después, para detener el proceso.

De igual modo, el vinagre puede ser usado para la limpieza de las conchas marinas y de las caracolas. Simplemente, remójalas en vinagre a temperatura ambiente, frotando con un pequeño cepillo de uñas o de dientes en desuso, y deja actuar por minutos o por pocas horas, según quieras eliminar depósitos de calcio anexos o simples suciedades. Al finalizar la limpieza, lava la caracola con agua tibia y jabón, para detener el proceso de disolución del vinagre o del medio ácido elegido. Esta técnica también te ayudará a quitar el olor marino de las conchas y caracolas recolectadas en la playa.

Finalmente, el vinagre produce un proceso de decoloración debido a que penetra en sus poros y se asienta en ellos, creando una superficie mordiente. Disuelve un poco de colorante vegetal y una cucharadita de vinagre en una taza de agua, y deja remojar allí la concha o la caracola. En menos de una hora la coloración o la tintura se habrá fijado a la superficie. Deja secar para fijar el color, y enjuaga con agua tibia para detener el proceso de disolución.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Tratar Conchas y Caracolas con Vinagre, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

62 valoraciones. El 95% dice que es útil.