Cómo mantener limpios los sillones y sofás de cuero

Limpieza de sillones y sofás de cuero

Los sillones y sofás de cuero logran dar una apariencia cálida, masculina y sobria a un ambiente. Pero hasta el living más cuidadosamente diseñado se deslucirá ante la presencia de un sofá de cuero o de piel que no se halle en óptimas condiciones. Por ello, aprendamos cómo dar higiene y buen mantenimiento a nuestros muebles de cuero y piel.

Los muebles, elementos y prendas de vestir de cuero se destacan por su elegancia. Su mejor estado de apariencia puede describirse como brillante, firme, libre de grietas, arrugas o manchas, por fuera de las naturales, dependiendo del tipo de cuero o del animal de la que proviene la piel.

Se trata de un material de muy alta resistencia, tanto a los golpes como a los roces. Sin embargo, cuando sufre daños, hay que darles reparación de inmediato, para evitar que el problema se expanda y se torne en irreparable. El cuero o la piel es resistente a quemaduras, por lo que la aparición de manchas puede deberse a humedad o a suciedades, y también debes darle tratamiento veloz para evitar que la mancha se fije y altere irreparablemente el mueble.

Recomendaciones para la limpieza y mantenimiento de sillones de cuero

La limpieza de los sillones y los muebles de cuero ha de realizarse semanalmente, sacudiendo o limpiando con un paño seco y limpio, suave, para eliminar el polvo suelto. Ante una mancha o un derrame de bebidas o alimentos, debes limpiar inmediatamente haciendo presión (sin frotar) con un paño absorbente, seco y limpio.

Evita la limpieza con materiales húmedos, privilegiando los paños secos de fibras naturales. Si fuese absolutamente necesario, puedes aplicar un paño levemente humedecido en agua tibia, limpia o jabonosa, secando de inmediato con papel absorbente suave. En algunos casos, puedes utilizar productos de limpieza de cuero en aerosol, aplicándolos sobre el paño de limpieza y no sobre el cuero, para evitar manchas por contacto excesivo.

Dos a tres veces por año puedes hacer una limpieza en mayor profundidad. Para ello, puedes utilizar ceras y pastas de tratamiento para cueros. Si ha ocurrido alguna mancha, puedes frotar la zona con cera en pasta para lustrar zapatos, del color del cuero que estás limpiando. Aplica, frota suavemente, y retira luego el excedente con un paño seco y limpio, suave, de fibras naturales.

Nunca utilices detergentes, jabón para la vajilla, jabones agresivos o limpiadores químicos agresivos, ya que estos podrían alterar el estado del cuero. Para dar brillo, puedes utilizar aerosoles para lustrar cueros o, en un caso de emergencia, un producto en aerosol para lustrar muebles de madera. Recuerda aplicar el producto al paño y nunca directamente sobre el sofá. Luego de frotar el cuero con el paño rociado con el producto de lustrado, frota con un paño suave de algodón para dar buen brillo.

Finalmente, evita aplicar productos de bases oleosas, como aceites de cualquier tipo, pues estos pueden dejar acumulaciones en los poros del cuero, favoreciendo manchas y atrayendo a la suciedad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mantener limpios los sillones y sofás de cuero, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

9 valoraciones. El 67% dice que es útil.