Cómo Limpiar el Colchón

Trucos de Limpieza para los Colchones

A diario nos despertamos, salimos de la cama, y sacudimos y estiramos las sábanas, frazadas y cobertores. A veces dejamos unos minutos para que las telas se ventilen, pero esto no es suficiente para mantener higienizado el colchón. Es necesario poner en práctica algunas otras técnicas para que nuestro sitio especial de descanso se mantenga en óptimo estado.

Pasos para limpiar el colchón

Para llevar a cabo la limpieza del colchón, será indistinto el tipo de elemento. Ya sea de relleno, de resortes individuales o de espuma de goma, el colchón necesita ser higienizado con detenimiento, al menos, tres veces por año. Aprovecha el día del lavado de las sábanas, dejándolo al descubierto. También abre la ventana, para permitir que la habitación entera se ventile.

Ya con el colchón despejado, puedes darle algunos golpes con un elemento resistente (el palo de la escoba, una raqueta o el elemento que fuera útil) para aflojar la suciedad. Si no posee demasiada, al menos esto facilitará la limpieza en profundidad.

Nunca es recomendable mojar o humedecer el colchón. Por ello, haremos una limpieza en seco usando nuestra amiga indispensable para el buen mantenimiento del hogar: la aspiradora.

Tal y como puedes hacer en sillones y asientos, la aspiradora logrará eliminar la suciedad libre tan sólo con su paso. Para ello, nos será de doble utilidad el golpear antes para liberar la tierra atrapada.

Para hacer una limpieza aún más efectiva del colchón, espolvorea con bicarbonato de sodio. Este polvo, de uso mayormente culinario, es muy efectivo para absorber los olores, las humedades posibles y, también, funciona como un magneto para la suciedad y el polvillo. Espolvorea el bicarbonato de sodio de modo que no queden cúmulos. Puedes ayudarte con un colador o un tamizador.

Luego, deja actuar por no menos de 45 minutos. A continuación, conecta el artefacto barredor a la aspiradora, el que se utiliza para tapizados o alfombras. Luego, comienza a aspirar el colchón en una misma dirección, con prolijidad, asegurándote de cubrir toda la superficie. Cuando haya terminado, repite en una dirección perpendicular a la primera. Es decir: comienza haciendo un recorrido vertical, y finaliza haciendo un recorrido horizontal.

Para una limpieza superior del colchón, voltéalo y repite el procedimiento de espolvoreado, descanso y doble aspirado en el dorso. Puedes aprovechar para rotarlo, asegurando un balanceado desgaste de toda la superficie y de todo el elemento.

Finaliza el proceso rociando con aerosol bactericida, o también con aromatizante para telas. Deja ventilar, al menos, una hora antes de cubrirlo con las sábanas. Así, tu colchón se mantendrá de maravillas a todo momento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Limpiar el Colchón, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

74 valoraciones. El 97% dice que es útil.