Cómo hacer humus de lombriz

El humus, según su definición técnica, es una sustancia conformada por elementos orgánicos que, por acción de hongos y bacterias, entran en un proceso de descomposición, lo que permite una nutrición ideal para las tierras de cultivo y, con ello, para las plantas y flores.

humus puede ser categorizado como antiguo, que es el de formación natural a lo largo del tiempo, o joven, que es el de formación reciente, mediante diversos métodos, como el que veremos en esta nota.

Aprenderemos a hacer nuestro propio humus joven, con la ayuda de los pequeños soldados de ayuda del jardín: las lombrices. Las lombrices, al circular por dentro de la tierra, van creando pasadizos que mejoran la hidratación, el drenaje, y también la aireación de la tierra de los cultivos. También sus desechos biológicos resultan en un abono natural. Además, podemos hallar lombrices virtualmente en cualquier jardín, por lo que hemos elegido esta técnica para hacer humus.

Necesitaremos algunos materiales para elaborar nuestro humus de lombriz. Por ejemplo, un recipiente contenedor con tapa de plástico, que evite la filtración de humedades, y que sea lo suficientemente grande como para la cantidad de humus que queremos hacer. Este contenedor también puede ser de otros materiales, como madera o goma, pero el plástico es más liviano, y más sencillo de manejar, además de resistente.

También necesitaremos papel de diario u otros papeles (que no brillen), cartón, tierra de macetas o la tierra que tengamos, agua, y algunas pieles o cáscaras de frutas, restos de vegetales crudos o cáscaras de huevo para la nutrición. Y, por supuesto, necesitaremos a las grandes protagonistas: las lombrices. Adquiere o busca tantas como quieras, sin que resulten demasiadas para el tamaño de tu contenedor.

Comenzaremos a hacer humus preparando y lavando el contendedor, para luego practicar algunas perforaciones en la tapa, que permitan la aireación del humus y la respiración de las lombrices. Puedes utilizar una perforadora, taladro o broca, o bien un punzón caliente, de un diámetro superior a los 2 mm.

Coloca el papel periódico y/o el cartón cortado en tiras finas en el fondo del recipiente. Esto permitirá que el humus se ventile adecuadamente. Luego, esparce una capa de tierra, sin apelmazarla, y mójala dejando que se fije por su propia cuenta. Coloca tanta tierra como humus quieras lograr al largo plazo. Deja la tierra en remojo durante no menos de un día, y luego podrás ingresar las lombrices.

La tierra debe permanecer siempre húmeda, ventilada, y sin sufrir climas o temperaturas extremas, ni calientes ni frías. Ve colocando, de vez en cuando (una vez por semana será suficiente), las cáscaras de frutas, de vegetales, los restos de verduras y las cáscaras de huevo un tanto molidas, para permitir la nutrición de la tierra y también de las lombrices.

Al momento de incorporar más alimento, mezcla los restos del anterior con la tierra.

También puedes ir agregando papel de diario cortado o picado, o heno, para mejorar el resultado final. Estos papeles pueden ser conservados o eliminados a la hora de utilizar el humus. Al tomarlo, recuerda conservar las lombrices para realizar una nueva tanda de humus casero de lombriz.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer humus de lombriz, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

68 valoraciones. El 90% dice que es útil.