Cómo hacer centros de mesa con una flor

Centros de mesa con flor

A menudo tenemos que hacer un centro de mesa con urgencia, pero no contamos con los elementos suficientes. O eso creemos, claro, porque aquí te contaremos algunas maneras originales y prácticas de lograr atractivos centros de mesa y puntos focales con sólo una flor, y algunos elementos que tengas en el hogar.

El contenedor del centro de mesa

¿Tus vasos y floreros son por demás grandes para una sola flor? Pues, usa tu creatividad, y pon a circular todo tipo de elementos. Una simple rosa puede verse de maravillas dentro de una copa flauta de champagne, o una gerbera llamativa encontrará un lugar ideal en un vaso largo de tragos, e incluso dentro de una botella de vino verde o incolora.

Otros elementos que pueden servir a modo de florero pueden ser, por ejemplo, compoteras y hasta platos de sopa de gran profundidad. Lo rellenas de agua, clara o coloreada, y simplemente dejas flotar una flor en medio. También puedes utilizar una lata de conservas para un aspecto más rústico y campestre, e incluso una caja de madera con un contenedor plástico dentro (como un pote plástico de yogurt) puede resultar en un contenedor original para decorar con tu flor .

Los complementos verdes para el centro de mesa

Utiliza hojas verdes para dar más volumen a la base de tu centro de mesa. Elige helechos, hiedras y hojas de todo tipo para que la flor se exhiba por sobre esta nube verde, de manera original y llamativa. Si te sientes con buena inspiración, utiliza hojas comestibles, como de acelga, rúcula, berros y hasta lechuga. El colchón verde permitirá dar frescura y vitalidad al centro de mesa más simple.

Los complementos de colores para el centro de mesa

Si eliges utilizar un contenedor de vidrio de mayor tamaño, puedes disimular su base con frutas frescas. Ya sean enteros o en rodajas, los cítricos son complementos ideales para los centros de mesa. Elige limones y limas para resaltar flores de colores atractivos (rojas, anaranjadas), y naranjas enteras y en rodajas para complementar flores de tonos sutiles, como blancas y amarillas.

También los vegetales pueden ser un complemento ideal. Utiliza coles de bruselas para lograr una base verde sumergida dentro del contenedor, tomates cherry y zanahorias bebé también son llamativos complementos, e incluso pequeños zapallitos para lograr un aspecto único en un vaso o un florero de gran tamaño. También puedes usar esta técnica para crear un centro de mesa en una ponchera o en un tazón de sopa de vidrio claro.

La flor

La flor es la protagonista del centro de mesa. Elige una flor de tallo largo, para que sobresalga del centro de mesa hacia arriba, ganando presencia e imponencia. Si el tallo de la flor estuviera débil, inserta dentro un alambre de floristería o un palillo de brochete, para mantener a la protagonista en pie, bien vistosa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer centros de mesa con una flor, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.