Cómo Limpiar Pisos de Cemento, Ladrillo y Piedra

Limpiar los pisos de cemento, ladrillo y piedra

Mantener los pisos en buenas condiciones no es una tarea imposible. Si contamos con un buen arsenal de trucos de mantenimiento y limpieza, verás que mantener los pisos relucientes es una meta fácil de alcanzar, aunque se trate de los engañosos pisos de cemento, de asfalto, y hasta de piedras.

Consejos para mantener los pisos en perfecto estado

Pisos de adoquines, barro y ladrillos:

  • Los pisos de adoquines, barro y de ladrillos pueden ser conservados en perfecto estado a diario. En primer lugar, debemos evitar los golpes fuertes o el tránsito irregular, es decir, el desbalance de pesos sobre los ladrillos.
  • De manera regular, ya sea a diario, cada dos días o hasta cada tres días, debemos aspirar para eliminar el polvo y la suciedad que queda atrapada entre los poros de los ladrillos.
  • Luego, repasaremos con un trapo húmedo, para eliminar pelusas, cabellos sueltos y otras suciedades que hubieran quedado enganchadas entre la textura del ladrillo.
  • Un truco para mantener el brillo de los pisos de ladrillo, barro y adoquines es utilizar agua tibia con un agregado especial: suavizante para la ropa.
  • Una vez por año, y no con mayor regularidad, puedes eliminar la cera vieja y aplicar cera nueva.
  • Evita el uso de kerosene, limpiadores y quitaceras ácidos, trementina o limpiadores agresivos, pues sólo harías que el piso pierda su brillo, que aparezcan manchas indelebles en el sector que no esté bien sellado, y te estarías arriesgando a peligros para tu salud.

Pisos de asfalto:

  • Para pisos de asfalto bastará con la misma técnica: un aspirado dos a tres veces por semana, y luego un repaso con agua tibia y con un agregado de suavizante para la ropa.
  • Evita usar jabones y detergentes, pues podrías dejar manchas en el material.
  • Si el piso es de asfalto encerado, puedes retirar la cera una vez por año, y aplicar una nueva, siempre utilizando quitaceras suave y libre de ácidos.
  • En ningún caso utilices gasolinas para limpiar, pues estas manchan el asfalto sin reparo.

Pisos de cemento o concreto:

  • Si en cambio, tu piso es de cemento o de concreto (como es el caso de accesos, entradas, garajes y cocheras, y en algunos patios), sólo debes barrer con una escoba firme y luego repasar con el trapeador húmedo.
  • Para el mantenimiento diario bastará pasar un escobillón suave de lana, para retirar el polvillo y las suciedades de gran tamaño.
  • Si en el piso de concreto o de cemento hubiera manchas, debes limpiar con un limpiador multiusos y un cepillo suave, para no dañar ni manchar la superficie. También puedes usar limpiador antigrasas del que usas en la cocina, dependiendo de la mancha.

Piso de piedra o baldosas:

  • Finalmente, para limpiar pisos de piedra o baldosas y baldosones de piedra, puedes usar la aspiradora con gran practicidad.
  • Si hubiera suciedades persistentes, pasa un trapo humedecido en agua más bien fría, y dejar secar al aire para luego repasar con un trapo seco.
  • Evita caminar sobre el piso húmedo, pues esto deja manchas sobre la superficie.
  • Si hubiera suciedades persistentes luego de la limpieza regular, puedes ayudarte del bicarbonato de sodio. Simplemente espolvorea sobre la mancha y retira con una esponja humedecida en limpiador multiusos.
  • Si el piso de piedra está encerado, puedes cambiar la cera una vez por año. Utiliza productos suaves y de base acuosa, a lo sumo un solvente para quitar la cera, ya que los demás productos (oleosos y ácidos), manchan la piedra.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Limpiar Pisos de Cemento, Ladrillo y Piedra, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

106 valoraciones. El 59% dice que es útil.