Cómo evitar que los hongos ataquen los rosales

Los hongos más comunes que atacan a los rosales son la mancha negra del rosa o la roya.

Hay diferentes consejos o pautas que podemos tener en cuenta para evitar que estos hongos aparezcan en nuestras plantas, para que podamos disfrutar de toda la belleza de su flor y el verde brillante de sus hojas.

Lo primero que hay que tener en cuenta, si vamos comprar un rosal, es observarlo y controlar que sus hojas no estén manchadas o enroscadas, y optar por aquellas variedades más resistentes a enfermedades.

Para que no aparezcan hongos y la planta esté sana, es indispensable brindarles la mayor cantidad de sol posible y un suelo con buen drenaje; de esta manera el rosal estará sano y fuerte.

Al abonarlo, hay que hacerlo de manera adecuada y con abono especialmente diseñado para este arbusto, ya que una planta abonada en exceso o con falta de nutrientes es más propensa a enfermedades y al ataque de los hongos.

En el momento del riego, hay que evitar mojar las hojas de las rosas, sobre todo si el riego lo hacemos cuando el sol ya ha bajado. Las hojas que permanecen húmedas por la noche son más susceptibles de ser atacadas por hongos.

Es importante controlar las hojas de manera periódica para ver si en las mismas hay algún signo de enfermedad (manchas, pelusas blancas, se han enroscado, etc.), y eliminar la hoja en mal estado, muertas o con signos de enfermedad.

Cuando llegue el otoño y las hojas comiencen a caer al suelo, hay que retirarlas de debajo de los rosales, ya que si algunas de ellas tiene algún resto de hongos, los mismos infectarán a la planta cuando vuelva a brotar.

De manera periódica, aplica a los rosales un fungicida, tanto en las hojas como en las flores.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo evitar que los hongos ataquen los rosales, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

11 valoraciones. El 82% dice que es útil.