Cómo delimitar los canteros de tierra

En algunos jardines, parques y patios, hay canteros en tierra que han perdido delimitación. Normalmente, los canteros son modelados al momento de la creación, y su periferia se marca únicamente por el cambio de material (de césped o pasto, a la tierra de cultivo).

Se le puede dar formas llamativas, y hasta se puede disminuir el nivel (la altura) de la tierra de la zona de cantero, para marcar bien. Una buena idea es mezclar la tierra con tierra negra o tierra roja, para dar un aspecto atractivo al cantero. También se puede colocar piedras pequeñas, de un color o de varios tonos, o chips o astillas de madera. Estas últimas, además de decorar, ayudarán a conservar la humedad de la tierra, efectivizando y minimizando el riego necesario.

Pero a veces, el césped (o pasto, chépica o la variedad que cubra el suelo) se esparce y cubre zonas del cantero. O, quizás, simplemente quieras dar un cierre perimetral a esta zona apartada del jardín, de una manera natural, pero decorativa y atractiva.

Puedes optar por colocar cercos metálicos o plásticos, accesible en el mercado a precios moderados. Los hay en diferentes formas, colores y estilos, y su colocación es sumamente sencilla: sólo debes clavarlos a la tierra, enganchándolos entre sí (o colocándolos uno junto a otro) para crear un cierre bajo y precioso.

También puedes enviarlo a hacer en alguna metalúrgica de tu ciudad. Con hierro de construcción (incluso sobrantes de otras obras), el herrero sabrá dar la forma más provechosa al material para crear un divisor decorativo para tu cantero de tierra. Recuerda pintarlo con convertidor o protector, para evitar que se oxide y, así, cambie el balance químico de la tierra de cultivo.

Una forma mucho más natural de delimitar tu cantero, es demarcarlo con troncos. Elige troncos sobrantes de proyectos de construcción, como los que se utilizan para hacer sombrillas, quinchos y postes. Ello se debe a que estos palos han sido impregnados, es decir, poseen un tratamiento que impide que la madera se pudra ante el exceso de agua, y también han sido protegidos contra las plagas.

Recorta los palos (de unos 7 a 11 cm de diámetro, a tu gusto) a una altura de unos 5 cm más de lo que quieras que asome. Es decir, si quieres que tu cerco tenga 15 cm de altura, córtalos a 20 centímetros. Luego, ayúdate con una pala para cavar una pequeña fosa alrededor del cantero, reservando la tierra al costado. Coloca los palos uno a uno, y ve rellenando la fosa (de 5 cm de profundidad, y del ancho adecuado) con la tierra. Luego, riega para asentar la tierra, y disfruta de tu cantero.

La última idea, es rodear el cantero con piedras. Puedes conseguir piedras angulares, piedras de un miso color, de cantera, o piedras "bola", llamadas piedras de río, que poseen formas redondeadas. Coloca estas piedras simplemente dejándolas sobre la tierra. Su propio peso y los riegos posteriores las asentarán en su sitio, y darán un buen marco a tu cantero.

Puedes optar por colocar cercos metálicos o plásticos, accesible en el mercado a precios moderados. Los hay en diferentes formas, colores y estilos, y su colocación es sumamente sencilla: sólo debes clavarlos a la tierra, enganchándolos entre sí (o colocándolos uno junto a otro) para crear un cierre bajo y precioso.

También puedes enviarlo a hacer en alguna metalúrgica de tu ciudad. Con hierro de construcción (incluso sobrantes de otras obras), el herrero sabrá dar la forma más provechosa al material para crear un divisor decorativo para tu cantero de tierra. Recuerda pintarlo con convertidor o protector, para evitar que se oxide y, así, cambie el balance químico de la tierra de cultivo.

Una forma mucho más natural de delimitar tu cantero, es demarcarlo con troncos. Elige troncos sobrantes de proyectos de construcción, como los que se utilizan para hacer sombrillas, quinchos y postes. Ello se debe a que estos palos han sido impregnados, es decir, poseen un tratamiento que impide que la madera se pudra ante el exceso de agua, y también han sido protegidos contra las plagas.

Recorta los palos (de unos 7 a 11 cm de diámetro, a tu gusto) a una altura de unos 5 cm más de lo que quieras que asome. Es decir, si quieres que tu cerco tenga 15 cm de altura, córtalos a 20 centímetros. Luego, ayúdate con una pala para cavar una pequeña fosa alrededor del cantero, reservando la tierra al costado. Coloca los palos uno a uno, y ve rellenando la fosa (de 5 cm de profundidad, y del ancho adecuado) con la tierra. Luego, riega para asentar la tierra, y disfruta de tu cantero.

La última idea, es rodear el cantero con piedras. Puedes conseguir piedras angulares, piedras de un miso color, de cantera, o piedras "bola", llamadas piedras de río, que poseen formas redondeadas. Coloca estas piedras simplemente dejándolas sobre la tierra. Su propio peso y los riegos posteriores las asentarán en su sitio, y darán un buen marco a tu cantero.

Imágenes de Cómo delimitar los canteros de tierra

Imagen 1.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo delimitar los canteros de tierra, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

5 valoraciones. El 60% dice que es útil.