Cómo hacer un revistero con una maleta

Revistero con una maleta

Si tienes una vieja maleta, un maletín en desuso, una valija de mano que ya no te sirve o alguna maleta que ya no utilices con ese fin, puedes convertirlo en un revistero original para decorar tu hogar de un modo personal. Aprendamos a elaborarla a continuación.

Pasos para transformar una vieja maleta en un original revistero

Limpiar. Comenzaremos por preparar la maleta. Debes limpiarla a la perfección, para definir su posterior forma con prolijidad. Acomódala para que tome la forma que prefieras, y márcala con una tiza o un marcador que luego pueda ser eliminado.

Cortar. En el caso de una vieja maleta, puedes aprovechar el sistema de cierre superior, para dejarlo a modo de asa de sujeción. Con un cutter bien afilado, o con tijeras adecuadas, corta por donde hayas designado. Dale una forma llamativa, aprovechando estas formas propias de la maleta para lograr un revistero original y personal.

Reforzar. Ya cortada la maleta, analiza si necesitas reforzar su estructura. Si notas que la maleta se tuerce, pierde su forma o requiere de un refuerzo, puedes dárselo sin inconvenientes con varias metodologías. Puedes usar ballenas plásticas de confección de vestimentas, colocándolas en las esquinas de la maleta, para mantenerla en su buena forma. Luego, cubre el interior con una tela de forro, que bien puede ser una tela endurecida para reforzar aún más la estructura.

También puedes reforzar la estructura con silicona caliente. Simplemente colócala en los sectores que quieras reforzar, y déjala secar. Cuando enfría y seca, la silicona se endurece, y favorece a la forma y la estructura. Una vez más, cubre el interior con una tela especial o con algún tejido, para esconder este refuerzo.

Decorar. Cuando hayas logrado la forma y la estructura deseadas, puedes dar los toques decorativos. Si prefieres y cuentas con una máquina de coser automática de buena potencia, da las puntadas que prefieras. Si no, puedes lograrlo a mano, con un poco de paciencia y las herramientas adecuadas. Si la estructura o el revistero no necesitara de una costura, puedes simular puntadas decorativas con lapiceros en gel permanentes de colores claros, o también con pintura.

Acabado. Luego, finaliza la decoración con cera para zapatos incolora, o con barniz en aerosol incoloro, según el acabado que desees para tu revistero. Deja secar perfectamente antes de utilizar, para asegurar la duración de este singular revistero, y colócalo junto al sofá o a la zona de lectura en tu hogar. Este es un elemento decorativo y funcional que no ha de faltar en un hogar, para mantener todas las revistas a la mano, bien ordenadas, y fuera de la vista.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un revistero con una maleta, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

0 valoraciones. El 0% dice que es útil.