Cómo hacer una alfombra de polar calada

Alfombra polar calada

El arte esta en todo, o dicho de otra manera, en todo podemos ponerle arte. En las alfombras también.

Hoy veremos una idea genial para crear una alfombra muy original para una habitación, ya sea para grandes o chicos. Se trata de una alfombra calada y pintada, realizada en manta polar gruesa o en un material semejante.

Materiales para realizar una alfombra polar calada

Para hacer esta alfombra necesitaremos dos piezas de manta polar gruesa, del tamaño y color que prefieras, o que mejor combine con la decoración de la habitación donde se colocará. También necesitaremos pegamento adecuado para telas (puede ser cemento de contacto, pegamento universal u otro), tijeras, y pinturas para tela de varios colores, o de un solo color.

Pasos para realizar una alfombra polar calada

Una de las piezas de manta polar va a ser perforada o calada. Puedes hacer círculos, o también cuadrados o formas geométricas. Para practicar estas aberturas, utilizaremos tijera o cutter, o un cortante circular -o de otra forma- y un martillo, sobre una superficie firme. El calado podrá seguir un patrón, o bien de forma libre.

El siguiente paso para crear esta alfombra de polar calada será encimar una tela sobre la otra, de manera bien pareja y prolija. Con un lápiz, una tiza u otro elemento (o a ojo, si te animas) vas a marcar dónde están las perforaciones. Luego, vuelve a separar las piezas de manta polar, y píntalas.

En el sitio de las perforaciones, pero sobre la manta de base, pinta con pintura para telas liviana o diluida, sin demasiada prolijidad, y asegurándote de que la zona pintada sea mayor en superficie que las perforaciones. Haz esto para que cada zona no presente bordes blancos. Pintar la tela de base nos permite que los bordes o contornos internos de la tela superior queden en tono natural, pero si te es más sencillo pintar la pieza una vez armada, hazlo así.

Luego, coloca el pegamento elegido sobre toda la superficie a unir. Recuerda colocar bien en cada borde, para asegurar un contacto ideal que prevenga que la pieza se desarme con el tiempo.

Cuando encimes nuevamente las mantas superior e inferior, hazles presión. Es mejor dejar secar el pegamento con la pieza estirada, para evitar que el pegamento forme burbujas. Recuerda hacer buena presión sobre cada círculo, para que el pegamento haga su labor. Si no quieres usar pegamento, puedes darte a la tarea de coser los contornos de la pieza y de las caladuras con máquina de coser.

Esta alfombra de polar calada es una opción ideal para cuartos de adolescentes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer una alfombra de polar calada, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

6 valoraciones. El 50% dice que es útil.