Cómo ahorrar gas

Cómo ahorrar gas en el hogar

Aquí te contamos algunas reglas de oro, para usar racionalmente el gas en los distintos dispositivos del hogar.

Ahorrar gas en el horno / cocina

  • No usar el horno para calefaccionar los diferentes ambientes. Se calcula que un horno consume como cuatro hornallas encendidas a la vez. Cuando lo uses para cocinar no abras la puerta si no es necesario.
  • Cocina los alimentos en fuentes de vidrio ya que aceleran el proceso de cocción. Evita colocar alimentos directamente sacados del freezer. Es mejor descongelarlos antes, para acortar el tiempo que estarán dentro del horno.
  • Las llamas de las hornallas deben ser estables y de color azul, de lo contrarío estaría funcionando mal y gastando mas gas. No dejes que la llama de la cocina sobrepase el fondo de las ollas o cacerolas. Si tapas las ollas la comida se cocinará más rápidamente. Cuando el alimento te lo permite, usa la olla a presión, la cocción será mucho mas rápida.

Ahorras gas en la calefacción

  • No tapar los radiadores o calefactores con muebles y no usarlos para secar ropa:

Regula la temperatura en 22º C, que es la temperatura óptima para una casa. Controla que las puertas y ventanas cierren correctamente, si no es así, utiliza material aislante para corregir el problema. Deja entrar los rayos del sol, ayuda a calefaccionar y le hará bien a las plantas de interior.

Ahorrar gas en el calefón o termotanque

Colocar la temperatura del agua correspondiente al clima para no tener que mezclarla con la fría: Si tienes que abrir la canilla de agua fría para poner optima la temperatura de la ducha o el grifo, estarás derrochando gas. Si evitas mezclarla, alargarás además la vida útil del termotanque o calefón. Si estos tienen termostato, la temperatura debe estar regulada entre los 45º y 50º C.

Apagar los pilotos de los aparatos cuando no se estén usando: Es conveniente que estén limpios para que cumplan mejor su función y consuman menos gas. Lo mejor es hacerlos revisar por alguna persona especializada por lo menos una vez al año.

Controlar fugas de gas

Controlar el medidor por lo menos una vez cada 2 meses: Para eso cierra la llave de servicio de la casa y toma nota del número del medidor. Pasadas 1 o 2 horas, vuelve a fijarte en la cifra. Si el número ha aumentado, quiere decir que hay una fuga y que debe solucionarse de inmediato. Si el medidor no se ha movido, podrás quedarte tranquilo hasta la próxima vez que lo controles.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ahorrar gas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

61 valoraciones. El 84% dice que es útil.