Cómo hacer un álbum de Recuerdos

Cómo hacer un álbum de Recuerdos

La creación de álbumes de recuerdos y recortes, también conocido como Scrapbook, es una manera estupenda de conservar nuestras fotografías y elementos planos y semi planos de gran valor emotivo y sentimental. Podemos crear compilaciones de todo tipo de imágenes y elementos para luego disfrutarlos en familia, o para dejar como legado a las generaciones venideras.

Lo más importante es definir un estilo, y respetarlo. Podemos, por ejemplo, utilizar un mismo papel de base, e ir decorándolo con pegatinas, decoraciones y adornos de un mismo color, o en una misma gama. Entre estas decoraciones podemos aprovechar prácticamente cualquier elemento: stickers o calcos, transfers, cintas, botones, tachuelas, ganchos y de todo un poco.

Ya definido el estilo de base y el tamaño de las hojas para nuestro álbum de recuerdos, lo que sigue no tendrá reglas establecidas: sólo debemos ir adhiriendo y sujetando las fotos, recortes, imágenes, elementos y todo lo que queramos conservar allí, como tickets de entradas a eventos, piezas de papeles o lo que se nos ocurra, incluso una muestra de un tejido o un trozo de tela especial.

Podemos organizar el álbum como un gran libro simple, o como una carpeta en forma de bibliorato donde vayamos insertando las hojas ya armadas dentro de folios, para su protección. También podemos armarlo en una encuadernación especial, o en una carpeta como las escolares que nuestros hijos llevan a las clases de artes plásticas. Lo importante es definir un formato para nuestro álbum de recuerdos, que permita recorrer las páginas sin posibilidad que se rompan o arruinen, que se deslicen bien, y que queden siempre a salvo, para disfrutar del álbum durante mucho tiempo.

Para adherir las piezas y elementos, nada mejor que el pegamento en barra. Este tipo de pegamento no humedece el papel, por lo que la presentación final será más prolija, y perdurará a lo largo de los años.

Con respecto a los objetos decorativos que utilicemos, procuraremos que sean seguros para la integridad del álbum de recuerdos. Nos referimos a que se trate de elementos suaves y planos que, al cerrar este libro, no dañen las páginas anterior o posterior. Si el elemento tuviese un potencial peligro, podemos protegerlo con cintas o con papel de seda, recubriéndolo.

Por último, recuerda que no hay reglas. Si estás armando un álbum que sólo luce fotografías y quieres insertar un recorte del papel de regalo del primer obsequio que recibió tu hijo: hazlo. Esta tarea se trata de conservar recuerdos de todo tipo, sin límites, y con la mayor satisfacción posible.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un álbum de Recuerdos, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

49 valoraciones. El 57% dice que es útil.