Cómo arreglar una puerta que roza

Puertas que rozan

La solución para evitar que la puerta siga rozando es más simple de la que imaginas.

Consejos para arreglar las puertas que rozan

Lo primero que debes hacer es pasar una tiza por todo el canto de la puerta, luego la cierras unas cuantas veces. Ahora, fíjate en el canto, en el sector o punto en donde haya desaparecido la tiza, este es el lugar exacto en donde roza la puerta.

Como ya tienes identificado el lugar del problema, solo tienes que cepillar esa zona para solucionar el inconveniente. Lo mejor es hacerlo con una lijadora o un cepillo de carpintero, pero si no tienes, también puedes utilizar una lija común, obviamente que tardarás un poco mas y el trabajo será un poco mas arduo, pero nada se comparará a la satisfacción de abrir y cerrar la puerta sin sentir el molesto ruido del roce. La posición mas cómoda para lijar será desmontando la puerta y colocándola sobre una mesa o caballetes

Si la puerta roza contra el piso, antes de lijarla puedes probar colocar una pequeña arandela en cada bisagra (claro que para esto debes sacar la puerta antes y luego volver a colocarla). A continuación prueba si funciona bien, y si continua rozando en algún lado tendrás que proceder a lijar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo arreglar una puerta que roza, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

8 valoraciones. El 100% dice que es útil.