Cómo reciclar las pilas usadas

Reutilizar pilas en desuso

El cuidado del medio ambiente es un tema que ya esta instalado en la sociedad. Cada vez nos vamos preocupando más por tratar de aportar nuestro granito de arena en beneficio del planeta, sobre todo porque vemos en carne propia los cambios climáticos y situaciones naturales que nos hacen reflexionar.

El reciclaje es un tema muy importante ya que la basura que generamos día a día no desaparece porque si. Va a parar a algún lado, y donde vaya a parar, provocará inconvenientes. Ni que hablar de las pilas, estos elementos están conformados por muchos metales peligrosos, entre ellos el mercurio y cadmio, que son nocivos no sólo para el medio ambiente, sino también para la salud.

Todos nos preguntamos alguna vez, ¿qué hacer con las pilas usadas? ¿Cómo las podemos reciclar o reutilizar?

Las pilas son altamente contaminantes y no debemos arrojarlas al tacho de basura junto con el resto de los residuos, ya que esos metales que contiene, al salir a la superficie, fluyen por el suelo contaminando toda forma de vida.

Las pilas necesitan un tratamiento especial, pero lamentablemente, no en todos los lugares hay plantas de reciclaje de pilas usadas. Básicamente, éstas se encargan de separar los metales peligrosos del resto de materiales que constituyen la pila, triturándolas por medio de un destilador que se calienta hasta la temperatura adecuada. La condensación posterior permite la obtención de metales con un grado de pureza superior al 96%.

Todos diríamos... pero si el método es efectivo, ¿por qué hay pocas plantas de reciclaje de pilas? Las empresas afirman que es muy costoso y el resultado no siempre permite recuperar la inversión... tristemente, en este mundo todavía todo se decide por cuestiones de dinero.

Entonces, para reciclar las pilas gastadas, en primer lugar, nuestro granito de arena pasa por evitar usarlas. Trataremos de reemplazar las pilas comunes por las recargables, que tienen una vida útil mucho mas larga.

Ya hablamos que no debemos tirarlas al tacho de basura común, mucho menos quemarlas, ya que el calor las haría estallar e incluso el humo que emana puede ser tóxico. Tampoco debemos tirar las pilas por el inodoro, porque irán a parar al río y contaminarán el agua, y aún si no fuera una red cloacal, contaminaría las napas del suelo.

La solución que te ofrecemos para reciclar las pilas usadas, es la siguiente.

Si bien no sera un verdadero reciclaje, será útil para hacer "desaparecer" las pilas, o metafóricamente, "desactivarlas". Las pondremos todas juntas y las taparemos con cemento, asegurándonos de que no haya ningún rastro de las pilas en la superficie.

Podemos aprovechar este momento para crear macetas, pequeños asientos o banquitos de cemento, donde las pilas harán de "esqueleto". El cemento aísla los metales que contienen las pilas, por ende, si bien no las reciclamos, al menos haremos que no contaminen, permaneciendo inactivas dentro de estos bloques de concreto.

Recuerda, la mejor manera de ayudar al medio ambiente es evitar el uso de las pilas. Nunca debes arrojarlas al tacho de basura, y si conoces alguna planta de reciclaje de pilas, aprovecha su servicio para hacerle un bien al planeta que habitamos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo reciclar las pilas usadas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

117 valoraciones. El 81% dice que es útil.