Cómo hacer una casa de muñecas

La s casa de muñecas pueden ser un gran elemento de juego para nuestros hijos, pero también  verdaderas obras de arte a las que dedicaremos nuestro empeño y creatividad, configurando así un objeto decorativo único o quizás también un regalo original y sumamente especial para nuestros hijos.

Hacer una casa de muñecas puede ser una tarea bastante larga y trabajosa. Lo bueno es que nos permite emplear todo tipo de técnicas, y la creatividad será la materia prima principal. Si te animas, te contamos algunas sugerencias, herramientas y técnicas especiales.

En primer lugar, debemos comenzar por definir el diseño general de la casita, es decir, si será un elemento de juego o una miniatura decorativa de terminaciones exquisitas. Luego, imaginar la estructura de la misma y dibujarlo en un papel, como si fuera un plano hecho por un arquitecto. Definimos entonces, cuantas habitaciones tendrá la casa, donde irá el baño y la sala de estar, pasillos, sobrepisos, etc.

Una vez que hayamos definido el estilo y forma, tendremos gran parte del proyecto en marcha, ya que podremos definir correctamente los materiales y objetos que necesitaremos.

Pongamos como ejemplo una casa de muñecas más bien decorativa, elegante y delicada. Utilizaremos, entonces, elementos de madera, vidrios, trozos de loza, porcelana y otros. También, claro, necesitaremos herramientas como clavitos y martillos, pegamento universal, barnices, lacas, y todo tipo de elemento que comúnmente empleamos para hacer todo tipo de manualidades.

Definiremos el tamaño y detalles generales de la casa. En primer lugar, la superficie de base, que bien puede ser una plancha de madera balsa u otra plancha de madera para maquetas, algo que sea liviano y práctico de trabajar, aunque resistente. Para reforzar se puede usar dos planchas encimadas o una madera más resistente.

Posteriormente, edificaremos las paredes, siguiendo el diseño que ya habíamos imaginado y expuesto en papel. Aquí incluiremos las ventanas (a las que damos acabado con acrílicos o acetatos -también vidrios finos- y varillas de madera para hacer las molduras y marcos) y el acabado exterior y pisos, que puede ser en trabajo de pintura o incluyendo elementos como pequeños trozos de piedra laja muy fina. Para facilitar la tarea, podemos decorar las paredes con fotos enteras de revistas o solo algunos trozos para dibujar algún sector en particular.

Ya definidos el suelo, las paredes y los pisos o niveles, podemos colocar las escaleras y las paredes interiores, montándolas primero fuera de la casa y luego incluyéndolas al diseño. Cuando tengamos ya la "construcción" terminada, procederemos a formar los muebles y objetos. A continuación, te damos algunos ejemplos:

Para los muebles de la cocina u otros muebles se puede usar madera balsa, que es fácil de trabajar. Los herrajes y tiradores pueden ser tachuelas, pernos metálicos o simples elementos o pinturas. Con porcelana fría podemos crear el baño, moldeando inodoros, lavabos y otros elementos. Ya terminados y secos, les damos una mano de laca vitral o laca incolora para maximizar su efecto.

Las sillas y mesas las podemos hacer con varas de madera para manualidades o maquetería, moldeándolas con lijas finas para darles el toque especial.

Para los sillones y las tapicerías, usaremos recortes de elementos como gamuzas, cueros o cuerinas u otros. Para las cortinas, en cambio, se pueden usar elementos más livianos como gasas o sedas, de modo que tengan buena caída y terminación.

A las alfombras las haremos con hilo rústico o hilo sisal bien fino, con la técnica de telar, o tejiéndolas al crochet. Las camas se pueden hacer con una base de madera y un colchón fabricado con una plancha fina de goma espuma, cubierta con tela fina de algodón. Para maximizar el efecto, haremos cubrecamas con vellón fino y una tela llamativa, haciendo un matelaseado con la máquina de coser, haciendo rombos de costura.

Finalmente, todos los detalles que podamos agregarle serán fundamentales para darle el toque mágico. Incluiremos cuadros propios pintados o a partir de fotos o recortes de revistas, con bellos marcos de madera o modelados. También añadiremos pequeños espejos (pueden ser planchas metálicas, aunque un espejo en vidrio de 1 a 2 mm será más delicado), y también elementos decorativos, como estatuillas, floreros con flores modeladas, quizás incluso una mantilla sobre el respaldo del sillón.

Esta es la forma en la que podemos crear una casa para muñecas ideal, sin gastar una fortuna, y creando un elemento que nuestra familia adorará.

Imágenes de Cómo hacer una casa de muñecas

Imagen 1.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer una casa de muñecas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

15 valoraciones. El 60% dice que es útil.