Cómo pintar remeras

Pintar remeras

Ya sea que vayas a crear una prenda de vestir nueva, o que quieras retocar o volver a poner en circulación alguna prenda que tenga algún defecto o desgaste, puedes poner en práctica unas técnicas y consejos simples para pintar remeras y volverlas como nuevas.

El primer paso, esencial, es lavar la prenda para quitarle suciedad, manchas, aprestos y demás. Ya lavada y bien seca, la colocaremos en una superficie firme y plana, protegida con papel de diario o bolsas de nylon o plásticas. También se debe proteger la pieza a pintar en sí. Por ejemplo, cuando vayamos a pintar una remera, colocaremos una plancha de acetato, de acrílico, o bien bolsas de nylon entre la espalda y el frente, para que al pintar una de estas secciones la otra no resulte perjudicada.

También podemos conseguir una madera de un tamaño adecuado que nos permita poner dentro de la remera, individualizando estos sectores.

Técnicas para el pintado de remeras

Hay muchas técnicas de pintura que podemos aplicar sobre todo tipo de prendas de vestir, como por ejemplo la técnica de estarcido, la técnica del enmascarado o la del esponjado.

  • Otra manera de pintar es hacerlo a pincel y mano alzada, o bien conseguir un diseño de tu agrado (quizás incluso el nombre del futuro propietario en una tipografía agradable) y copiarla con papel carbónico adecuado hacia la tela. Luego, con la ayuda de un pincel y pinturas para telas, podemos copiar estas formas a la perfección.
  • Entre las pinturas a aplicar, se deben usar las apropiadas para tela, las que se consiguen líquidas en pomos o tarros, y también en pomos con aplicadores. Asegurate de leer bien las instrucciones y las características, ya que hay pinturas planas y otras que toman volumen cuando aplicamos calor a la zona.
  • También hay pinturas mate o satinadas, e incluso con glitter o brillos.
  • Una técnica muy divertida es preparar la remera y dividir imaginariamente la zona a tratar en dos mitades, con una división vertical. Una de estas mitades debe ser cubierta con una hoja de papel, mientras que vertemos sobre la otra gotas e hilos de pintura plana mate de uno o varios colores, de manera generosa. Antes de que se seque, dividimos la remera en dos y hacemos presión, aplastando sin correr la pintura, para crear formas abstractas idénticas en ambos lados, como hacíamos en la escuela primaria.
  • Una vez pintadas las piezas, por lo general han de ser dejadas a secar por hasta 3 días, dependiendo de la pintura elegida. Lee las instrucciones de cada producto para conocer las especificaciones, y saber así cuándo se puede lavar y comenzar a usar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo pintar remeras, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

43 valoraciones. El 79% dice que es útil.