Cómo lavar los pisos

Pisos impecables

Dejar los pisos impecables es una de las tareas fundamentales para que nuestro hogar se vea sensacional, aunque a veces las superficies se resistan a obtener el aspecto que quisiéramos que lucieran, por mucho esfuerzo que pongamos en la tarea.

Pero los productos limpiadores específicos para diversas superficies (clasificados incluso según su ubicación -interiores y exteriores- y hasta su color) han avanzado mucho, facilitando las labores de limpieza, desinfección, y acabado general de los pisos y baldosas. Sin embargo, a veces el resultado final difiere de la perfección que quisiéramos, y es entonces cuando podemos poner en práctica estos consejos para dejarlos impecables.

Consejos para lavar los pisos

Para lavar los pisos debemos primero preparar el terreno. Comenzamos por retirar los muebles y adornos de cada habitación, una a la vez. Subimos las sillas a las mesas, movemos adornos y muebles pequeños, y vamos corriendo los muebles que sean posible movilizar para dejar el piso libre. Luego, barremos con esmero, previamente habiendo plumereado y limpiado las superficies de mayor altura. Ya bien barrido el piso, tomamos el trapeador.

Dependiendo de la superficie en cuestión, podemos dar una primera limpieza con agua limpia, o bien comenzaremos con agua y brillapisos, aunque la primera forma es más efectiva. El secreto está en pasar el trapo mojado, y cuando notamos que comienza a orearse, lo enjuagaremos en la canilla, para que así cuando lo sumerjamos nuevamente en el balde esté limpio. A continuación, retiraremos el exceso de agua con el trapeador sin trapo, es decir, pasaremos solamente el secador de pisos, dejándolo lo más seco posible.

A continuación, pasaremos el trapo con limpiador específico para el piso correspondiente, según su textura, material y color. Si carecemos de limpiador, hay un truco muy efectivo: mezclaremos una taza de vinagre blanco (preferentemente de alcohol) caliente en medio balde de agua tibia, y aplicaremos el trapo humedecido en esta solución. Si no tenemos vinagre de alcohol, podemos usar otro tipo de vinagre, agregando agua de colonia al agua para contrarrestar el olor.

Finalmente, sólo debemos secar el piso con un trapo limpio que no deje pelusas, y el resultado final será brillante y espléndido. Sólo resta volver los muebles, objetos y adornos a su lugar, y tendremos una habitación impecable, con un piso o baldosas en verdad impactantes, brillantes y limpias.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo lavar los pisos , te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

12 valoraciones. El 67% dice que es útil.