Cómo hacer un Gajo o Esqueje de Rosal

Cómo hacer un gajo o esqueje de rosal

Llegado el fin del verano, se aproxima la época óptima para poner en práctica este simple consejo que nos permite hacer un esqueje o gajo a partir de un frondoso rosal, de modo tal de duplicar la planta y poder regalar y regalarnos nuevos rosales independientes.

Si bien la técnica tradicional para hacer gajos de rosales es esperar el período posterior a las heladas invernales, retirando los esquejes con la poda, esta técnica nos permite ahorrar un poco de tiempo, y es bueno además contar con algunas opciones. Para llevarla a cabo, necesitaremos de una lata de conservas o una botella plástica, tierra para macetas, y algún sistema de soporte o apoyo, como unos palos de escoba u otro similar.

Pasos para hacer un gajo o esqueje de rosal

Esta tecnica consiste en hacer una especie de "suelo" por sobre la rama misma, sin necesidad de cortarla.

Seleccionaremos, en nuestro frondoso rosal, la "rama" o brazo que queremos retirar, para crear a partir de ella una nueva planta. Tomaremos entonces la lata y le practicaremos una perforación en la base, lo suficiente como para que pueda pasar por allí la vara del rosal vivo. También podemos hacerlo con una botella plástica, o incluso con la parte superior (de forma de embudo) de una botella de bebidas, luego de haber utilizado el resto del cuerpo en otras tareas para asi reciclar toda la botella.

Pasaremos la rama por la perforación de la lata o la botella, y la ubicaremos a una altura apenas por encima de un brote de cinco hojas. Aseguraremos este contenedor a la vara con la ayuda de papel de diario o de cinta de bajo contacto, y rellenaremos el mismo con tierra de cultivo apropiada, según la zona donde vivamos y según el tipo de rosal. Ante la duda, podemos recolectar la tierra misma en la que está plantado el rosal, para no correr riesgos.

Luego, presionamos la tierra para que no quede aire en el interior, y le daremos apoyo a la lata o botella con palos de escobas o con el método que mejor nos resulte, para que éste agregado no haga peso y rompa la vara.

Con el tiempo, la vara irá liberando raíces hacia esta tierra. Pasado el frío y las heladas, simplemente cortamos exactamente por debajo de la lata o de la botella (y por encima del brote de cinco hojas) en un corte limpio, prolijo y de forma sesgada o inclinada.

Inmediatamente, cubrimos el corte con papel de diario o con tierra para evitar el ingreso de aire por el tallo, lo que podría causar una embolia en el gajo nuevo.

Este gajo ya estará listo para ser trasplantado o plantado en tierra, y así tendremos un nuevo rosal para regalar o para adornar el jardín con nuevos brotes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un Gajo o Esqueje de Rosal, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

105 valoraciones. El 88% dice que es útil.