Pasos para Tapizar Sillas o Asientos

Tapizar sillas o asientos

Llega el cambio de estación y queremos dar un nuevo aire a todo el hogar. Nos damos a la tarea de renovar, restaurar, limpiar, pintar y retocar cuanta superficie encontramos, aunque dejamos las sillas y asientos como están, debido a que el precio de hacerlas tapizar es demasiado elevado para nuestro presupuesto. Desconocemos las técnicas apropiadas para hacerlo, pero.. ¿que pasaría si aprendemos? Nos ahorraríamos mucho dinero y podremos redecorar sillas de todo tipo.

Pasos para retapizar

Retapizar sillas y asientos nos permite conservar elementos de buenas estructuras, sólidas, y del estilo de nuestro gusto, pero del modo más adecuado para la decoración actual. Así, el primer paso para esta tarea será inspeccionar qué sillas queremos tapizar, y debemos contrastar nuestra idea con la decoración del ambiente.

Comprar la tela. Una vez determinada la paleta cromática y el estilo más adecuado, podremos salir de compras a adquirir a tela, el relleno que queramos (o quizás enviar a tintorear alguna tela que ya tengamos), y también, incluso, la pintura o barniz nuevo con el que renovaremos la estructura.

Limpiar la silla. Para comenzar, limpiamos bien el asiento y retiramos la tapicería anterior, ayudándonos con pinzas para retirar las grampas de sujeción. Al hacerlo, tendremos el mayor cuidado posible, para no dañar materiales que podrían ser útiles más adelante, y para procurar proteger la madera del daño que pudiéramos ocasionar. Ya retirado el tapizado del asiento, lijaremos la estructura para dejarla lista para el trabajo que queramos darle luego, ya sea de pintura, pátina, barnizado o encerado.

Controlar estado de la silla. La siguiente tarea es corroborar el correcto estado del elástico del asiento, que es lo que le dará soporte al tapizado. Si fuese necesario, repararemos el elástico cambiando la madera o la tabla, o bien cambiaremos en enrejado de cinta hacia uno más fuerte y resistente, dependiendo del formato que tenga nuestra silla originalmente.

Colocar la tela. Ya elegida la tela, podremos coser el formato del almohadón elegido, o bien colocar el relleno semiduro y recubrirlo directamente. Si este es el caso, debemos centrar la tela y colocar la primera grampa hacia delante, y otra luego hacia atrás. A continuación, damos vuelta la silla, y comenzamos a engrampar la tela haciendo "cruces" con la engrampadora, es decir, colocando grampas enfrentadas en línea recta, sujetando la tela bien tirante para que no queden arrugas ni burbujas. Cada tanto tendremos que ir revisando que la tela se encuentre en condiciones.

Para hacer un tapizado del tipo almohadón, primero diseñamos la forma y procuramos el relleno. Luego, cortamos dos trozos de tela del tamaño del frente, y uno de ellos lo dividimos por la mitad, o bien lo dejamos entero para cerrar con cierre. El siguiente paso sera cortar las tiras laterales del ancho deseado, y las cosemos enfrentando los derechos de las piezas y colocando una soga, cinta o doblez de la misma tela, para dar una terminación impecable.

Estos almohadones pueden quedar sueltos, apoyados sobre la silla, o bien sujetos con tiras de atar o grampas, utilizando la tabla de la silla como si fuera la "cara" inferior del almohadón.

Limpiar la silla. Para comenzar, limpiamos bien el asiento y retiramos la tapicería anterior, ayudándonos con pinzas para retirar las grampas de sujeción. Al hacerlo, tendremos el mayor cuidado posible, para no dañar materiales que podrían ser útiles más adelante, y para procurar proteger la madera del daño que pudiéramos ocasionar. Ya retirado el tapizado del asiento, lijaremos la estructura para dejarla lista para el trabajo que queramos darle luego, ya sea de pintura, pátina, barnizado o encerado.

Controlar estado de la silla. La siguiente tarea es corroborar el correcto estado del elástico del asiento, que es lo que le dará soporte al tapizado. Si fuese necesario, repararemos el elástico cambiando la madera o la tabla, o bien cambiaremos en enrejado de cinta hacia uno más fuerte y resistente, dependiendo del formato que tenga nuestra silla originalmente.

Colocar la tela. Ya elegida la tela, podremos coser el formato del almohadón elegido, o bien colocar el relleno semiduro y recubrirlo directamente. Si este es el caso, debemos centrar la tela y colocar la primera grampa hacia delante, y otra luego hacia atrás. A continuación, damos vuelta la silla, y comenzamos a engrampar la tela haciendo "cruces" con la engrampadora, es decir, colocando grampas enfrentadas en línea recta, sujetando la tela bien tirante para que no queden arrugas ni burbujas. Cada tanto tendremos que ir revisando que la tela se encuentre en condiciones.

Para hacer un tapizado del tipo almohadón, primero diseñamos la forma y procuramos el relleno. Luego, cortamos dos trozos de tela del tamaño del frente, y uno de ellos lo dividimos por la mitad, o bien lo dejamos entero para cerrar con cierre. El siguiente paso sera cortar las tiras laterales del ancho deseado, y las cosemos enfrentando los derechos de las piezas y colocando una soga, cinta o doblez de la misma tela, para dar una terminación impecable.

Estos almohadones pueden quedar sueltos, apoyados sobre la silla, o bien sujetos con tiras de atar o grampas, utilizando la tabla de la silla como si fuera la "cara" inferior del almohadón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Tapizar Sillas o Asientos en casa, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

7 valoraciones. El 86% dice que es útil.