Cómo usar el Bicarbonato en la Limpieza del Hogar

El bicarbonato en la limpieza de la casa

Por lo general, conocemos al bicarbonato de sodio como ese pequeño ingrediente que logra panificados y productos de pastelería más livianos y elevados. Sin embargo, posee muchos otros usos, como veremos en esta nota, en la que aprenderemos sobre el uso de limpieza y blanqueo del bicarbonato de sodio sobre diversas superficies.

Consejos para usar el bicarbonato para limpiar

El bicarbonato de sodio, o simplemente "bicarbonato", es muy útil para combatir los malos olores. Además, combinado con otros agentes limpiadores naturales (como el jugo de limón o el vinagre), produce una efervescencia capaz de retirar restos de alimentos y suciedades de muchas superficies.

Malos olores: En su efecto de eliminación de malos olores, podemos utilizarlo para limpiar los desagües y tuberías de la cocina y del baño. Para ello, vertemos una cucharada por la boca del desagüe y luego echamos dos tazas de agua hirviendo, para maximizar su efecto. También podemos eliminar malos olores de la ropa y de las telas, remojándolas, dejándolas en remojo o pasando un paño embebido en una mezcla de agua caliente y una taza de bicarbonato.

Manchas: En manchas de tapizados o de ropa podemos colocar una pizca de bicarbonato y frotar con un paño apenas húmedo en agua. Luego, lavamos en lavarropas o enjuagamos con paños húmedos, los cuales vamos limpiando en cada pasada. También podemos eliminar manchas de orina animal de las alfombras, remplazando el agua por vinagre blanco caliente.

Olor a moho: También podemos eliminar el olor a moho de los libros mal conservados, colocándolos dentro de una bolsa plástica de cierre hermético con un poco de bicarbonato en perlas o en polvo. Dejamos allí un par de días, y el olor volverá a ser agradable.

Aromatizador: El último truco de aromatización es dejar el envase de bicarbonato abierto, dentro de la heladera, para que absorba los olores de los alimentos y de humedad.

Baño: Como limpiador del baño, el bicarbonato es ideal. Por ejemplo, podemos higienizar los azulejos y las porcelanas frotándolas con un paño o cepillo embebido en agua, y luego pasarlo por un plato con bicarbonato, logrando así una pasta. Esto también puede ser realizado en otras superficies de paredes, para eliminar manchas profundas.

Cocina: Para la cocina, basta espolvorear bicarbonato sobre los utensilios (tablas y otros, de plástico o madera), y luego frotar con un paño o cepillo húmedo en jugo fresco de limón o vinagre blanco, para que la efervescencia elimine los restos de alimentos y suciedades, y desinfecte la superficie.

Como vemos, la capacidad del bicarbonato de sodio como agente limpiador es bastante fuerte y versátil.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar el Bicarbonato en la Limpieza del Hogar, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

38 valoraciones. El 100% dice que es útil.