Cómo Tener a una Serpiente de Mascota

Cuidados de las Serpientes como Mascotas

Las mascotas exóticas son llamativas, asombrosas y un deleite, pero es poco lo que solemos saber sobre sus cuidados y características particulares. Si quieres tener una serpiente de mascota en casa, como primera medida, debemos evaluar bien qué tipo de serpiente deseamos tener en nuestro hogar.

Dependiendo de nuestros conocimientos y hábitats disponibles (en relación también a la seguridad del animal y de los habitantes del hogar), procuraremos la elección de una serpiente no venenosa. Por lo general, las familias eligen las boas constrictoras o las pitón, que son de carácter más dócil y, por medio de un cuidado, llegan a ser incluso amigables. También, gracias a sus considerables dimensiones, se facilita la tarea de su alimentación, e incluso de su manipulación.

Para tener una serpiente como mascota debemos antes indagar sobre los detalles de su cuidado y mantenimiento. Siempre es buena idea conversar con alguien que ya tenga una, además del verterinario, para que nos comente sus experiencias y nos permita vivir la nuestra durante unos minutos, para aprender con la práctica sobre los cuidados de manipulación, entre otros.

Ya decididos, vamos a elegir nuestra serpiente. Preferiremos las de poca edad, y no las adultas capturadas. Luego, la examinaremos para verificar su correcto estado de salud, contando con la ayuda de un veterinario experimentado para ello. Analizaremos que sus ojos se vean brillantes, que su cuerpo sea firme y terso, y que pueda sacar la lengua ante nuestra presencia. En este análisis también podremos conocer el carácter del animal a grandes rasgos.

En cuanto a su alimentación, debemos pensar bien si estaremos dispuestos a alimentar a la serpiente con carnes vivas, ya que este es un requisito del que no podremos escapar en algunas especies.

Cómo Armar el Hábitat de una Serpiente

Para el hábitat de nuestra mascota serpiente, procuraremos un acuario vacío o terrario de dimensiones acordes. Por ejemplo, para una boa (que llega a medir 2,5 metros), debemos contar con un sitio de unos 2 metros de largo, y suficiente espacio en la casa para que se mueva y ejercite. Sobre el suelo del hábitat pondremos asiduamente sustrato de musgo u otro similar, para mantenerlo seco y libre de parásitos y microorganismos.

Por tratarse de un animal de sangre fría, el hábitat de la serpiente deberá ser calefaccionado o mantenido entre los 20°C y los 40°C, dependiendo de la especie. También es recomendable que exista un humidificador, ya que sus pieles son resecas. Además, se debe procurar que la iluminación del terrario y el ambiente sea con focos UV y no incandescentes, para facilitarle la visibilidad al animal.

Recuerda que las serpientes son animales salvajes, y ante la sensación de peligro o la confusión por hambre, pueden morder y atacar. Siempre manipula a tu serpiente con cuidado, procura que se halle siempre en buen estado, que tenga suficiente alimento y agua en su bebedero, y que su terrario pueda ser cerrado (sin tapas que ella pueda retirar fácilmente), pero con la adecuada ventilación.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a las serpientes como mascotas , te sugerimos que visites nuestra sección .

Esta nota te fue útil?

9 valoraciones. El 89% dice que es útil.