El Momento Ideal para Podar un árbol

Tipos de poda de árboles

En general, cuando hablamos de poda de árboles, podemos hacer referencia a tres tipos de poda diferentes, de acuerdo al objetivo que deseemos alcanzar:

  • Poda de formación
  • Poda de mantenimiento
  • Poda excepcional

Poda de formación

Este tipo de poda se lleva a cabo los primeros años de vida del árbol, y sus finalidades son dos: guiarlo para que logre una estructura de ramas principales fuertes y bien distribuidas, y situar la copa a una determinada altura del suelo.

Si esta poda de formación no se realizara en el tiempo y momento justo, seguramente obtendríamos un árbol totalmente libre, pero de poco aspecto ornamental y muy salvaje o desordenado.

Poda de mantenimiento

Luego de la poda de formación y cuando nuestro árbol ya ha crecido y está bien formado, con una copa a determinada altura y ramas principales fuertes, de por vida tendremos que realizar la poda de mantenimiento.

Esta poda tiene como objetivo final eliminar todo tipo de elemento de la planta que sea perjudicial, como ramas secas, que molesten al paso de las personas o toquen cables, sacar el ramaje excesivo de la copa, etc.

En la poda de mantenimiento, se incluye una poda a la cual se denomina “topiaria”, y que consiste en dar a las copas formas geométricas. Conoce las técnicas de poda de mantenimiento aquí.

Podas excepcionales

Esta poda no suele ser bien vista por los expertos, pero es muy común verla en el paisaje de la ciudad, tanto en la calle como dentro de los hogares. Se dice que a este tipo de poda solo se debe recurrir en casos muy extremos.

Las podas excepcionales tienen la característica de hacer desaparecer toda la copa de los árboles con una motosierra. Recibe dos nombres, dependiendo de hasta qué altura se elimina la copa: terciado o desmochado.

La poda excepcional conocida como terciado consiste en cortar las ramas dejando una tercera parte de su longitud, mientras que en el desmochado solo se deja el tronco, cortando todas las ramas.

¿Cuándo realizar la poda de un árbol?

El momento ideal para podar un árbol es a finales del invierno (para evitar los días de fríos intensos).

Si lo podamos en primavera o verano, también eliminaremos muchas hojas y el árbol sufrirá más, además que podemos provocar que la planta se debilite y deje de crecer. Otra ventaja es que durante el invierno, al no tener tantas hojas, podemos visualizar mejor las ramas y así saber con exactitud cuál debemos cortar.

Algunas especies, como los arces, abedules y nogales, entre otros, pierden mucha savia cuando se los corta en primavera o verano. La poda de invierno impide casi la total perdida de savia y resina. La temperatura de esta época nos permite eliminar la posibilidad de que ciertos hongos aprovechen las heridas del árbol para ingresar en él, ya que el frío los mantiene inactivos.

Esto no quiere decir que jamás se deben podar los árboles en primavera y verano. En esta época están aceptadas las podas ligeras, mientras que en invierno no se deben podar aquellos árboles que florecen al comienzo de la primavera, sino luego de que termine completamente su floración.

Si deseas leer más artículos parecidos a Como y cuando podar los árboles, te sugerimos que visites nuestra sección .

.

Esta nota te fue útil?

108 valoraciones. El 93% dice que es útil.