Cómo Ayudar en el Parto de nuestra Gata

Consejos para ayudar a nuestra gata a dar a luz

Ha llegado el momento tan esperado, el parto de nuestra mascota. Si bien la mayoría de las gatas no tienen problemas en dar a luz a sus gatitos, para tranquilidad de todos es conveniente estar cerca y controlar que todo marche bien. 

Nos daremos cuenta que el día está cerca o que ya es el momento porque la gata dejará de comer, se mostrará rara y puede ser que también lama su vulva frecuentemente. Comenzará a sentir contracciones y cuando éstas sean mas fuertes, el parto será inminente.

Cómo ayudar a nuestra gata en su parto

Si por alguna razón la gata ha comenzado a tener a sus crías fuera de la caja que le preparamos, o sobre un suelo frío y húmedo, no es conveniente que la movamos o molestemos mientras esté pariendo, podemos colaborar colocando a su alrededor trapos o toallas limpias. Cuando ya hayan nacido todas las crías, podremos transportar a la mamá con sus hijitos hacia su caja; esto debe hacerlo una persona a la cual conozca muy bien.

Cada gatito nacerá en una bolsa independiente y la gata será la encargada de cortar el cordón umbilical. Luego, expulsará la placenta y la madre se la comerá. Si la madre no le quita la bolsita que los recubre tendremos que hacerlo nosotros, tomando al gatito cuidadosamente y con una toalla ir quitando la bolsa, tratando de limpiarle la boquita y la nariz. Realizado esto, lo frotaremos con la misma toalla para estimular la respiración.

También tendremos que intervenir en el caso que no corte el cordón umbilical. Con un hilo esterilizado con alcohol, ataremos el cordón a unos 2 cm del cuerpo del gatito, y luego, dejando otros 2 cm de cordón, procederemos a cortar con una tijera también desinfectada.

El tiempo que transcurre entre un nacimiento y otro es muy variable, pueden ser unos minutos hasta dos horas.

Otro punto a tener en cuenta es que tiene que haber la misma cantidad de crías y de placenta, si pasadas las 24 horas aún no ha expulsado alguna placenta, tendremos que llevarla al veterinario, lo mismo si ya han pasado cuatro horas y pensamos que aún hay gatitos sin nacer.

Si ya ha pasado el período normal de gestación y nuestra gatita tiene contracciones pero el parto no se ha iniciado, debemos llamar al veterinario, ya que puede ser que las crías sean muy grandes o no pueda tenerlos por algún motivo en especial.

Si algún gatito ha quedado encajado en el canal de parto y a pesar de los esfuerzos de la gata no es expulsado, llegará un momento en que se cansará y dejara de hacer fuerza. Entonces, antes de que llegue este momento, y con las manos bien limpias o con guantes, sujetaremos al gato y tiraremos despacio pero con fuerza, al ritmo de las contracciones de su mamá, así evitaremos lastimarlo y desgarrar a nuestra gata.

Cuando el parto haya finalizado, los pequeños instintivamente empezarán a mamar. Tomaran el calostro (primera leche de la mama), en el que se hallan los nutrientes y anticuerpos que sus pequeñitos cuerpos necesitan. Si alguno no lo hace, tendremos que ayudarlo.

De ti dependerá que tu gata y gatitos estén correctamente cuidados antes, durante y después del nacimiento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Ayudar en el Parto de nuestra Gata, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

622 valoraciones. El 95% dice que es útil.