Como cuidar una gata preñada

La gestación durará alrededor de 2 meses, y a medida que vayan creciendo los fetos dentro de su vientre, el espacio de su aparato digestivo se irá reduciendo, por lo que es fundamental darle una dieta con mas proteínas y no más abundante que lo habitual.

A partir de la cuarta a la sexta semana de gestación, es conveniente darle la comida dos veces por día y a partir de la séptima, dividir su ración en tres veces.

Tenemos que tener cuidado con el alimento balanceado que le proporcionamos, no debe ser de baja calidad porque podemos poner en riesgo el desarrollo de los gatitos. Es mejor darle un alimento Premium, aunque haya que gastar unos pesos más.

También debemos suministrarle vitaminas, calcio y fósforo, para ello debemos consultar al veterinario.

A la quinta semana de gestación el abdomen de nuestra gata habrá aumentado de tamaño y seguirá así hasta el momento del parto. Si notamos que el crecimiento del mismo se detiene o que la gata está bajando de peso, la debemos llevar rápidamente al veterinario.

También hay que proporcionarle un lugar mas cómodo para descansar, que será al mismo tiempo el sitio del parto. Tiene que ser un lugar tranquilo y oscuro, le podemos preparar una caja con papel de diario en el fondo y en la cual colocaremos varios trapos o telas limpias y mullidas. La podemos colocar en alguna habitación que reúna las condiciones que nombramos anteriormente y en donde también tenga su plato de comida, agua y su caja de arena.

Mientras esté gestando seguirá siendo una gata activa, por lo que no debemos dejar de jugar con ella, además esto le permitirá no engordar demasiado, lo que puede ocasionar algunos problemas a la hora del parto

Si tenemos en cuenta estos cuidados prenatales, seguramente nuestra gata será una feliz mamá de unos saludables gatitos.

También hay que proporcionarle un lugar mas cómodo para descansar, que será al mismo tiempo el sitio del parto. Tiene que ser un lugar tranquilo y oscuro, le podemos preparar una caja con papel de diario en el fondo y en la cual colocaremos varios trapos o telas limpias y mullidas. La podemos colocar en alguna habitación que reúna las condiciones que nombramos anteriormente y en donde también tenga su plato de comida, agua y su caja de arena.

Mientras esté gestando seguirá siendo una gata activa, por lo que no debemos dejar de jugar con ella, además esto le permitirá no engordar demasiado, lo que puede ocasionar algunos problemas a la hora del parto

Si tenemos en cuenta estos cuidados prenatales, seguramente nuestra gata será una feliz mamá de unos saludables gatitos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Como cuidar una gata preñada, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

44 valoraciones. El 95% dice que es útil.