Como hacer un Falso Craquelado

Como hacer un falso craquelado

Definimos "craquelado" como una técnica decorativa que imita las roturas y resquebrajaduras sufridas por los trabajos de pintura a lo largo del tiempo, que dan a las piezas un acabado añoso, antiguo y delicado. Si bien esta terminación de craquelado es propia de las piezas antiguas, hoy en el mercado podemos encontrar, a precios sumamente accesibles, productos de uno y dos componentes que nos ayudan a lograr en muy pocos minutos lo que por lo general lleva años en realizarse.

El primer producto que veremos para lograr un falso acabado es el de dos componentes. Se trata de dos geles o semi líquidos que se aplican en la superficie a tratar, dando una mano con el primero de ellos, luego una de pintura en el mismo sentido, y luego el segundo producto. Este tiene la capacidad de saltearse la capa de pintura, pudiendo así aplicarse sobre vidrios, haciendo un efecto de craquelado que luego podremos resaltar con la ayuda de betún, de cera en pasta o de polvos coloreados, para remarcar las grietas.

El segundo producto es el craquelador de un componente. Este producto es más sencillo en su aplicación, y más veloz en su terminación. Se aplica una capa del producto, dependiendo la cantidad del efecto deseado: a mayor cantidad de producto, menor tamaño tendrán las grietas. Antes de que seque por completo, cuando el producto tenga lo que se denomina "punto mordiente", se aplica la pintura (látex, al agua) en un solo sentido, sin volver a pintar por donde ya ha sido aplicada pintura. Conforme el craquelador vaya secando, aparecerán las grietas, por lo que es recomendable aplicar el producto sobre una superficie que ya tenga (de por sí o con la ayuda de una mano de pintura) un color más oscuro que el que aplicaremos por encima.

Existe una tercera forma de lograr un falso acabado de craquelado, y es con la ayuda de cola escolar, o plasticola. Esta técnica es mucho más económica y sencilla. Se aplica la plasticola o cola escolar de forma abundante sobre la superficie a tratar y, sin dejar secar, se coloca una mano generosa (aunque no abundante) de pintura por encima, cuidando de no repetir los trazos. Con la ayuda de una pistola de calor, o bien de un secador de cabellos, se airea la superficie, facilitando que la cola y la pintura vayan secándose. En cuestión de segundos, y como por arte de magia, aparecerá el craquelado.

Se puede craquelar cualquier superficie. Sin embargo, es recomendable que el proceso se realiza con la superficie de manera horizontal, para evitar que los productos y pinturas escurran.

Si deseas leer más artículos parecidos a Como hacer un Falso Craquelado, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

89 valoraciones. El 91% dice que es útil.