Cómo hacer adornos con huevos vacíos

Adornos con huevos y filigranas para la cocina

Hoy te traemos una propuesta interesante y bien sencilla para adornar tu cocina, o para hacer y regalar. Se trata de unos simpáticos animalitos de granja creados a partir de cáscaras de huevo y filigranas de papel, que puedes hacer con la ayuda de los chicos o en alguna tarde dedicada al ocio y a la creatividad.

Cómo vaciar los huevos

Para comenzar, necesitamos vaciar tantos huevos como adornos queramos hacer. Recuerda que para vaciar huevos tenemos varias técnicas. Una es hacer dos pequeñas perforaciones, una a cada extremo del huevo, y soplar por una de ellas hasta extraer su contenido. Otra forma de vaciar un huevo es hacer sólo una perforación e inyectar aire con la ayuda de una jeringa, para que las yemas y claras salgan por acción del aire haciendo presión en el interior. Recupera el contenido para usarlo en comidas, y recuerda luego hacer correr agua con unas gotas de lavandina por dentro de la cáscara (con la ayuda de la jeringa) para higienizar el huevo y evitar la pudrición.

Dibujando los adornos

Ya limpio y bien seco el huevo, comenzamos a planificar nuestros animales. Para realizar los detalles y adornos, utilizaremos filigranas de papel, las cuales podemos hacer con tiras de papel grueso de pulpa coloreada (es decir, al recortarlo, la pulpa del papel se ve del mismo color). Con la ayuda de un palillo o de herramientas para filigrana, enrollamos la tira de papel haciendo un roll bien prolijo y con algo de tirantez, y cerramos con un punto de cola escolar. Luego, les damos las formas de círculo, gota, corazón, o las que necesitemos.

Podemos modelar una gallina y un gallo o su pollito para decorar la cocina. Para ello, limpiamos el huevo y pegamos sobre la perforación un cono pequeño de filigrana de color anaranjado, y dos pequeños rollos circulares negros para imitar los ojitos. Las crestas las haremos con dos filigranas ovales dobladas a la mitad, para crear cuatro puntas hacia arriba y pegar sobre la “cabeza”. Otra opción es usar tres filigranas con forma de gota, pegándolas desde su extremo más fino a la cabecita.

Con dos filigranas de color marrón o negro, en forma de gota, crearemos los piecitos. Sólo faltarían las alas y la cola, que haremos con filigranas en forma de gota a los costados y en la parte trasera, en diversos colores y tamaño a nuestro gusto.

Si quisiéramos hacer, por ejemplo, una vaca, usaremos un huevo blanco y adornamos con redondeles negros. Haremos las patas con conos o rollos de filigrana en tubo, y la cara con un círculo de filigrana y dos pequeñísimos círculos negros encima. Los cuernitos se hacen con una filigrana oval bien fina, de color blanco, doblando sus puntas hacia arriba.

Para hacer un cerdito como adorno para la cocina, haremos orejitas, ojos, y un redondel color salmón con dos círculos pequeños de color negro, que harán las veces de nariz. La cola puede ser resuelta con un rollito de color salmón.

Para hacer un caballito, usaremos un huevo de color, con las patas y la cola en tubo. Decoraremos el rostro con pequeñas orejas en forma de gota de color marrón, y una serie de círculos concéntricos marrones para hacer un hocico o una nariz más extendida hacia fuera.

Con un poco de creatividad y paciencia, lograremos hacer toda una variedad de adornos para la cocina con huevos vacíos y filigranas. ¡Manos a la obra!

Dibujando los adornos

Ya limpio y bien seco el huevo, comenzamos a planificar nuestros animales. Para realizar los detalles y adornos, utilizaremos filigranas de papel, las cuales podemos hacer con tiras de papel grueso de pulpa coloreada (es decir, al recortarlo, la pulpa del papel se ve del mismo color). Con la ayuda de un palillo o de herramientas para filigrana, enrollamos la tira de papel haciendo un roll bien prolijo y con algo de tirantez, y cerramos con un punto de cola escolar. Luego, les damos las formas de círculo, gota, corazón, o las que necesitemos.

Podemos modelar una gallina y un gallo o su pollito para decorar la cocina. Para ello, limpiamos el huevo y pegamos sobre la perforación un cono pequeño de filigrana de color anaranjado, y dos pequeños rollos circulares negros para imitar los ojitos. Las crestas las haremos con dos filigranas ovales dobladas a la mitad, para crear cuatro puntas hacia arriba y pegar sobre la “cabeza”. Otra opción es usar tres filigranas con forma de gota, pegándolas desde su extremo más fino a la cabecita.

Con dos filigranas de color marrón o negro, en forma de gota, crearemos los piecitos. Sólo faltarían las alas y la cola, que haremos con filigranas en forma de gota a los costados y en la parte trasera, en diversos colores y tamaño a nuestro gusto.

Si quisiéramos hacer, por ejemplo, una vaca, usaremos un huevo blanco y adornamos con redondeles negros. Haremos las patas con conos o rollos de filigrana en tubo, y la cara con un círculo de filigrana y dos pequeñísimos círculos negros encima. Los cuernitos se hacen con una filigrana oval bien fina, de color blanco, doblando sus puntas hacia arriba.

Para hacer un cerdito como adorno para la cocina, haremos orejitas, ojos, y un redondel color salmón con dos círculos pequeños de color negro, que harán las veces de nariz. La cola puede ser resuelta con un rollito de color salmón.

Para hacer un caballito, usaremos un huevo de color, con las patas y la cola en tubo. Decoraremos el rostro con pequeñas orejas en forma de gota de color marrón, y una serie de círculos concéntricos marrones para hacer un hocico o una nariz más extendida hacia fuera.

Con un poco de creatividad y paciencia, lograremos hacer toda una variedad de adornos para la cocina con huevos vacíos y filigranas. ¡Manos a la obra!

Adornos con huevos y filigranas para la cocina

Hoy te traemos una propuesta interesante y bien sencilla para adornar tu cocina, o para hacer y regalar. Se trata de unos simpáticos animalitos de granja creados a partir de cáscaras de huevo y filigranas de papel, que puedes hacer con la ayuda de los chicos o en alguna tarde dedicada al ocio y a la creatividad.

Cómo vaciar los huevos

Para comenzar, necesitamos vaciar tantos huevos como adornos queramos hacer. Recuerda que para vaciar huevos tenemos varias técnicas. Una es hacer dos pequeñas perforaciones, una a cada extremo del huevo, y soplar por una de ellas hasta extraer su contenido. Otra forma de vaciar un huevo es hacer sólo una perforación e inyectar aire con la ayuda de una jeringa, para que las yemas y claras salgan por acción del aire haciendo presión en el interior. Recupera el contenido para usarlo en comidas, y recuerda luego hacer correr agua con unas gotas de lavandina por dentro de la cáscara (con la ayuda de la jeringa) para higienizar el huevo y evitar la pudrición.

Dibujando los adornos

Ya limpio y bien seco el huevo, comenzamos a planificar nuestros animales. Para realizar los detalles y adornos, utilizaremos filigranas de papel, las cuales podemos hacer con tiras de papel grueso de pulpa coloreada (es decir, al recortarlo, la pulpa del papel se ve del mismo color). Con la ayuda de un palillo o de herramientas para filigrana, enrollamos la tira de papel haciendo un roll bien prolijo y con algo de tirantez, y cerramos con un punto de cola escolar. Luego, les damos las formas de círculo, gota, corazón, o las que necesitemos.

Podemos modelar una gallina y un gallo o su pollito para decorar la cocina. Para ello, limpiamos el huevo y pegamos sobre la perforación un cono pequeño de filigrana de color anaranjado, y dos pequeños rollos circulares negros para imitar los ojitos. Las crestas las haremos con dos filigranas ovales dobladas a la mitad, para crear cuatro puntas hacia arriba y pegar sobre la “cabeza”. Otra opción es usar tres filigranas con forma de gota, pegándolas desde su extremo más fino a la cabecita.

Con dos filigranas de color marrón o negro, en forma de gota, crearemos los piecitos. Sólo faltarían las alas y la cola, que haremos con filigranas en forma de gota a los costados y en la parte trasera, en diversos colores y tamaño a nuestro gusto.

Si quisiéramos hacer, por ejemplo, una vaca, usaremos un huevo blanco y adornamos con redondeles negros. Haremos las patas con conos o rollos de filigrana en tubo, y la cara con un círculo de filigrana y dos pequeñísimos círculos negros encima. Los cuernitos se hacen con una filigrana oval bien fina, de color blanco, doblando sus puntas hacia arriba.

Para hacer un cerdito como adorno para la cocina, haremos orejitas, ojos, y un redondel color salmón con dos círculos pequeños de color negro, que harán las veces de nariz. La cola puede ser resuelta con un rollito de color salmón.

Para hacer un caballito, usaremos un huevo de color, con las patas y la cola en tubo. Decoraremos el rostro con pequeñas orejas en forma de gota de color marrón, y una serie de círculos concéntricos marrones para hacer un hocico o una nariz más extendida hacia fuera.

Con un poco de creatividad y paciencia, lograremos hacer toda una variedad de adornos para la cocina con huevos vacíos y filigranas. ¡Manos a la obra!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer adornos con huevos vacíos, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

6 valoraciones. El 67% dice que es útil.