Cómo hacer la técnica del trapeado

Técnica del trapeado

El trapeado es simple, rápido y puede realizarse en base a dos colores o más, en superficies recién pintadas o sobre una pintura más antigua, siempre y cuando se encuentre en perfectas condiciones.

La técnica del trapeado es similar al esponjado, con la diferencia que en lugar de utilizar una esponja para lograr el efecto deseado, se utiliza un trapo. Se puede lograr un efecto diferente, como si fueran dibujos, si se pasa el trapo en círculos o rayas. El diseño puede realizarse con golpes suaves, frotando el lienzo o haciéndolo rodar hasta formar el diseño elegido.

El trapeado es una técnica sencilla, rápida y que no necesita de ninguna herramienta complicada o especial. Los efectos del trapeado van de lo suave hasta lo vivo o fuerte, dependiendo de los tonos de pintura elegida y el movimiento que se realice con el trapo.

La técnica del trapeado es muy útil para cubrir superficies con imperfecciones, además permite el uso de diferentes tipos de pintura, por ejemplo acrílicas, látex, al agua u óleo por ejemplo. También es interesante usar el trapeado para dar un toque especial a pequeños lugares como pueden ser cajones de un armario, estantes, alacenas, etc.

Este trabajo es mejor si se puede realizar entre dos personas, una pasa la brocha y la otra va realizando la técnica con el trapo.

Formas de realizar el trapeado

El trapeado se puede realizar de tres formas: quitando pintura, añadiendo pintura o el trapeado de rodillo.

Cualquier sea la técnica elegida, antes de llevarla a cabo, hay que dar una capa de pintura base a la superficie en donde se va a realizar la técnica, y dejarla secar muy bien.

  • Trapeado quitando pintura: Es la manera más usual de realizar esta técnica, luego que la primera capa de pintura esta bien seca, se da una capa del segundo color (diluida). Inmediatamente se toma el trapo y se comienza a apretar contra la superficie aun húmeda. De esta forma se va quitando la pintura recién aplicada y permite ver parte del color base.
  • Trapeado añadiendo pintura: Se humedece el trapo con el segundo color de pintura y se va aplicando sobre la pintura base bien seca. Esta forma de realizar el trapeado, permite una textura mas pronunciada que en el caso anterior.
  • Trapeado de rodillo: Se aplica el segundo color (sobre la capa base bien seca), y se pasa el trapo, al cual se habrá dado una forma de “chorizo” o “salchicha”, y se lo hará rodar de manera vertical contra la pared. Siempre se debe repetir el mismo movimiento vertical, se obtendrá un efecto de rayas y más uniforme que en los casos anteriores.

No importa cual de las tres opciones se utilice para la técnica del trapeado, lo que si es importante, es mantener siempre el mismo grado de presión en toda la pared, para lograr una efecto parejo de tonos.

Antes de comenzar a pitar se recomienda hacer una prueba en alguna en desuso o papel. Se pueden utilizar dos tonos del mismo color o un tono claro sobre un segundo color un poco más fuerte. La prueba antes de pintar la superficie es esencial para conocer si es el efecto deseado o debemos cambiar algo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer la técnica del trapeado, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

25 valoraciones. El 80% dice que es útil.