Cómo cuidar y mantener suelos de gres

Suelos de gres

El suelo de gres puede ser esmaltado, de porcelana o rústico.

El primero crea un ambiente distinguido y elegante. No es aconsejable para exteriores, ya que se suele tornar muy resbaladizo cuando se moja. El único inconveniente que presenta es que con el tiempo suele perder su brillo natural.

El gres de porcelana y el rústico son más resistentes a la abrasión y al rayado.

Consejos para el mantenimiento y limpieza de los suelos de gres

Este tipo de suelo es de fácil mantenimiento y limpieza. Siguiendo estos consejos, tendrás suelo de gres por mucho más tiempo.

  • No se deben usar productos abrasivos sobre el gres porque pueden dañar el acabado.
  • Evita el uso de elementos punzantes o con filo que puedan provocar rayaduras, romper o maltratar la superficie.
  • No utilices durante la limpieza espátulas, elementos metálicos o productos abrasivos o muy concentrados.
  • Evita que el suelo sea golpeado por objetos muy pesados o con punta, que puedan descascarar alguna zona y romper o marcar la baldosa.
  • Para limpiarlos, solo utiliza agua con jabón o detergente neutro.
  • Si se presentan algunas manchas de humedad en el suelo de gres, lo mejor es eliminarlas con un paño embebido en lejía. Es conveniente probar este producto en algún lugar poco visible primeramente.
  • Si el suelo se encuentra en una cocina, puede ser conveniente agregar unas gotas de amoniaco al agua.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar y mantener suelos de gres, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

12 valoraciones. El 58% dice que es útil.