Cómo Cuidar las Prímulas

Características y Cuidado de las Prímulas

Las prímulas también son conocidas como primavera, ya que florecen al comenzar esta hermosa estación. Los colores más comunes de sus flores son el rosado, el blanco, el violeta y el rojo, ideales para diseños coloridos y creativos en algún rincón de nuestro jardín.

Las prímulas son plantas que pueden alcanzar hasta 20 cm de altura, floreciendo en ramilletes. Las flores pueden ser sencillas o dobles, y si bien crecen sin dificultad en cualquier suelo, prefieren los lugares frescos y con sombra.

Riego y ubicación de las prímulas

No hay que colocar nunca una prímula en un lugar en donde le dé el sol en forma directa, porque la planta morirá sin remedio. Además, prefieren el aire libre al interior, y resisten muy bien el frío, pero no las heladas.

Las prímulas las podemos adquirir en cualquier vivero de confianza, pero también se pueden sembrar a partir de semillas. En el caso de optar por esta última opción, habrá que llevar a cabo esta operación cuando llegue el invierno y hacerlo en almácigos protegidos.

Se replantan al aire libre a mediados de otoño o cuando su tamaño ya sea considerable.

Prímulas: Riego y reproducción

El suelo donde se ubiquen las prímulas debe mantenerse siempre húmedo. Recuerda que lo mejor para regarlas es usar el agua de lluvia, o la de canilla, siempre y cuando se la deje reposar un tiempo antes de usar.

Nunca debe faltarle riego durante la época de floración. Si las hojas comienzan a ponerse amarillas, puede ser que el agua sea escasa. Recuerda  que la tierra en donde se encuentren las prímulas debe tener un buen drenaje, sino puede llegar a podrirse.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Cuidar las Prímulas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

66 valoraciones. El 92% dice que es útil.